Dan último adiós a organista Víctor Manuel Urbán Velasco en su tierra natal

Foto Secretaria de Cultura y Turismo

La música de la Orquesta Sinfónica del Estado de México acompañó la guardia de honor que se realizó en memoria del maestro Víctor Manuel Urbán Velasco, para rendirle un homenaje de cuerpo presente en su tierra natal, Tultepec.

En el Edificio del Bicentenario, familiares, amigos, gente del pueblo y autoridades destacaron la vida y obra del compositor y organista, y reconocieron su brillante carrera musical y su legado en la docencia.

El músico fue Presea Estado de México en 1983, director del Conservatorio Nacional de Música de 1974 a 1977 y Organista Titular en el órgano monumental del Auditorio Nacional, por mencionar algunos de sus enormes logros.

La Secretaria de Cultura y Turismo, Nelly Carrasco Godínez destacó la vida extraordinaria de Víctor Urbán, quien dijo, fue una persona humanista y sencilla, lo mismo tocaba en una catedral europea que en la iglesia del pueblo más humilde pues, para él, lo importante era la música.

“Fue un artista de talla internacional por su dominio del órgano y el amplio repertorio clásico que acumuló, ofreciendo más de un centenar de conciertos al año, haciendo de él la figura mexicana y mexiquense que más conciertos ha dado en el extranjero”, expresó.

En nombre de su familia, Carol Urbán, la séptima de los ocho hijos del maestro, agradeció esta muestra de afecto y admiración, así como el apoyo para trasladar el cuerpo del maestro Víctor Urbán a su querida tierra natal, Tultepec.

Después de las sentidas palabras, un ensamble de la Orquesta Sinfónica del Estado de México interpretó “Pequeña Serenata”, de Mozart, en 4 movimientos y “El adagio”, de Albinoni.