AMLO reitera respeto a religiones y rechaza manipular caso del obispo Salvador Rangel

Foto: Gobierno de México

Ante la crítica de Episcopado por el caso del obispo de Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel, el presidente Andrés Manuel López Obrador evitó hoy ahondar en el caso y se limitó a reiterar que respeta a todas las religiones y las opiniones que emitan sus representantes.

Fue el secretario de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), Ramón Castro, quien acusó que desde el gobierno se armó una campaña que descalifica el presunto secuestro del obispo emérito, lo usa como instrumento político y busca dañar la autoridad de la Iglesia.

“Nosotros somos muy respetuosos, en especial de la iglesia católica, y no estamos acostumbrados a mentir. Nosotros siempre actuamos con apego a la verdad, de ninguna manera nos proponemos hacer mal a nadie”, señaló el mandatario.

“Amor y paz”

Desde Palacio Nacional, el mandatario agregó que no permitirá que se confronte a su gobierno con la Iglesia por este caso, pues aseguró que en estos tiempos electorales, la oposición es capaz de mentir, ya que está desesperada.

Recalcó que “somos congruentes y vamos a seguir actuando de esa forma”, pues “aunque se trata de temporada electoral no vamos a permitir que nos confronten, amor y paz”.

La semana pasada se reportó la desaparición de Rangel Mendoza, en un caso que la Fiscalía de Morelos trató como secuestro exprés, pero que la Comisión Estatal de Seguridad Pública (CES) desmintió al afirmar que el prelado se encontraba por su voluntad en un motel de Cuernavaca.

El domingo, la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) lamentó las críticas y especulaciones sobre la vida privada del obispo y acusó al gobierno federal de movilizar bots en redes sociales para poner en duda la honorabilidad de Rangel Mendoza.

Al respecto, López Obrador dijo que su gobierno no está en contra de ninguna religión: “somos defensores de la libertad de creencia y por lo mismo (…) puedo asegurar que nosotros no actuamos de manera hipócrita”.