#NarcoPresidente, campaña que evidencia auge de industria de bots: investigadores

En entrevista, los investigadores en redes sociales Luis Ángel Hurtado, Julián Atilano y Eloy Caloca hablan sobre el origen e implicaciones de la campaña que el presidente AMLO denuncia como “guerra sucia”

Fotoarte: Mariana Hernández

La irrupción masiva del hashtag #NarcoPresidente puso de manifiesto el auge de la “industria de los bots” y la inversión millonaria que están dispuestos a hacer los opositores a la llamada Cuarta Transformación en el marco electoral, consideran investigadores en redes sociales de Tlateloco Lab y TecnoLab.

Mexiquense Digital platicó con los expertos Luis Ángel Hurtado, Julián Atilano y Eloy Caloca sobre el origen y las implicaciones de lo que el presidente Andrés Manuel López Obrador ha denunciado como “guerra sucia” con “campaña de bots” en su contra.

Desde España y Argentina

Luis Ángel Hurtado Razo, director del Laboratorio de Tecnopolítica, destaca que es imposible saber quién pagó la campaña negra en redes sociales y, aunque mucha gente pueda inferir que es la oposición, “no hay un recibo que diga esto lo pagó fulano de tal”.

Explica que en el TecnoLab, él y sus compañeros detectaron comportamientos anómalos en el hashtag #NarcoPresidente el 30 de enero, por lo que comenzaron a investigar.

Encontramos que #NarcoPresidente se había utilizado en 170 millones de conversaciones, no usuarios sino mensajes que incorporaban esta etiqueta”, señala Hurtado Razo.

De ese total, detalla el también académico de la UNAM, el 45 por ciento se publicaron en dos países que no eran México: Argentina y España, es decir 76.5 millones de conversaciones.

Y aunque reitera que no se puede saber quién pagó esas publicaciones, Hurtado Razo sí aporta un dato de interés, y es que personas que se dedican a la llamada “industria de los bots” le revelaron que se cobra de 20 mil a 30 mil pesos por cada 100 cuentas que interactúen con la tendencia o hashtag a posicionar.

Estamos hablando de miles de cuentas automatizadas o cuentas de granjas, o sea es un dineral al día lo que se está pagando para mantener esta estas tendencias”, menciona.

*La mano de Claudio*

Julián Atilano Morales, coordinador del laboratorio digital para la democracia TlatelolcoLab, del Programa Universitario de Estudios sobre Democracia, Justicia y Sociedad (PUEDJS) de la UNAM, afirma que no hay duda de quiénes están detrás, tanto financiera como intelectual y mediáticamente.

Lo que hemos analizado y hemos investigado arroja que en esta campaña hay principalmente sectores empresariales vinculados, lo digo con toda seriedad y claridad, con Claudio X. González”, denuncia el investigador de los procesos políticos en Internet.

Agrega que en esta campaña crítica al presidente “políticamente figuran el PRI, el PAN y el PRD”, mientras que mediáticamente personajes como “(Carlos) Loret de Mola, (Carlos) Alazraki y otros son las caras más visibles”.

Y como ejemplo, cita el también doctor en sociología, al momento de realizar esta entrevista el 29 de febrero, Claudio X. González publicó un tuit con tres hashtags contra el presidente López Obrador y la candidata presidencial de la coalición “Sigamos Haciendo Historia”, Claudia Sheinbaum.

Hay un interés muy claro de desacreditar a la candidata de Morena y al proyecto de la 4T, y obviamente que también se impulse a Xóchitl Gálvez, la candidata de la oposición. Es decir, es una estrategia coordinada”, destaca Atilano Morales.

Usada desde 2023

Eloy Caloca Lafont, investigador del PUEDJS, comenta que la etiqueta #NarcoPresidente se ha usado desde el año pasado y que fue desde junio de 2023 que el Tlatelolco Lab comenzó su estudio.

Descubrieron que detrás estaban “cuentas con datos poco confiables para ser orgánicas o humanas, de reciente creación y comportamientos muy extraños”.

Desde entonces, afirma, hace monitoreo a “ráfagas de tuits”, que “bombardean con una cantidad de contenido impresionante” por periodos muy breves y con un comportamiento “incesante”.

Caloca Lafont añade que campañas como la actual son comunes contra figuras políticas, y que hay “campañas cruzadas contra todo tipo de movimiento social, agenda colectiva, partido político o figura política a todos los niveles”.

Es completamente cierto que existe una ‘industria’ con una serie de actores, tecnologías, decisiones y hasta financiamiento para este tipo de campañas de ataque y desinformación”, concluye.