“El voto solo para élites, no es democracia”

En entrevista para Mexiquense Digital la socióloga Diana Fuentes y la consejera Rita Bell nos hablan de la polémica surgida a partir de la "marcha por la democracia" de que los blancos saben más y el voto de los más pobres debe valer menos

Los discursos emanados de la marcha por la democracia son racstas y clasistas y condicionar el voto es un retroceso a la democracia Los discursos emanados de la marcha por la democracia son racistas y clasistas. Fotoarte: Mariana Hernández

La idea de promover “el voto para unos cuantos” es un argumento regresivo y no es democracia, pues contradice la tesis de que el derecho a la participación ciudadana por esta vía fortalece las decisiones en la comunidad y coloca a las personas en igualdad, señalan Diana Fuentes, socióloga de la UAM Xochimilco y la consejera electoral Rita Bell López.

Refresca una idea en la que se presupone que los derechos políticos deberían ser privilegios de unos cuantos, cuando estos, entre ellos el voto universal, es un triunfo de las democracias modernas”, afirma Fuentes en entrevista para Mexiquense Digital.

Ello, a propósito del debate que generó en redes sociales la difusión del video de la usuaria Karina Poulsen, quien planteó que los votos de los más pobres deben valer menos que los de las clases media y alta, pues a su parecer son comprados por recibir ayuda de programas sociales.

“No puede ser posible que el voto de una persona de nivel socioeconómico muy bajo, el cual fue comprado por una despensa, tenga el mismo valor que el de una persona que esté bien informada y esté votando respecto a información y hechos reales” comentó la usuaria en su clip de poco más de dos minutos y que la llevo a hacer privadas sus cuentas ante la ola de reacciones.

Poulsen también planteó que el voto de estados con mayor peso en la economía como Nuevo León, Jalisco, Querétaro, Estado de México cuenten más que los de Chiapas y Oaxaca, por ser pobres.

Supremacía educativa, discurso de derechas

El pensamiento de que el voto deba condicionarse al estatus social o a personas con más nivel educativo, resurge tras la llamada “Marcha por la Democracia” del domingo 18 de febrero.

El otorgar el poder político a los ciudadanos de acuerdo a sus conocimientos sobre la vida pública no es algo reciente, se le conoce como epistocracia y fue la forma de gobierno en la antigua Grecia.

Para Diana Fuentes, el argumento de que “los criollos históricamente han tenido acceso a educación” y eso los vuelve en personas mas “politizadas”, que planteó el analista político e historiador José Antonio Crespo en X, además de antidemocrático es un discurso que surge en marchas de la derecha.

En donde, precisa, ven a la democracia y el acceso a ella, como exclusiva de quienes comparten su visión.

Élites que se autolegitiman basadas en argumentos como su presunto nivel de escolaridad —que no es lo mismo que educación— , germina ahí porque en el fondo lo que se está manifestando es que están en contra de la mayoría del momento”, subraya la académica de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) Xochimilco.

Crespo reaccionó a la publicación del conductor Hernán Gómez quien asistió al Zócalo capitalino y cuestionó a los asistentes el porqué hay más personas de tez blanca en marchas anti AMLO.

Sobre ello, dos mujeres respondieron que porque son las personas blancas las que tienen mayor acceso a educación, más información y saben que es “lo bueno”.

El voto nos iguala

El voto es un derecho para ejercerlo todos los ciudadanos mexicanos que vivimos en democracia y vale igual para todas las personas, “nos vuelve exactamente iguales”, recalca Rita Bell López Vences, consejera del Instituto Nacional Electoral (INE).

Candidatos, candidatas, personas con dinero, todos tenemos que salir ese día de nuestro domicilio a depositar nuestro voto en una urna, en las mismas condiciones”, recuerda la consejera y enfatiza “cada voto vale lo mismo en la urna”.

Fuentes añade que el voto es la vía para mejorar la toma de decisiones colectivas y a la par retribuye en la ciudadanía y en el político al que elige.

Una ciudadanía que se compromete con participar en los procesos electorales, no solo decide en ese momento sino se va comprometiendo con la vida política y en ese sentido, también se va desarrollando”, reiteró la también panelista de La Mesa Roja en Pie de Página.

Córdova, un orador contra la democracia

Lorenzo Córdova Villanelo “no cree en la democracia”, comenta Fuentes, pues al hacer una lectura al discurso que pronunció el exconsejero presidente del INE, como único orador, dejó en claro que “no cree en las mayorías” a las que describió como “autoritarias”.

Lo que está diciendo Lorenzo Córdova es que hay momentos en los que se puede hacer caso a las mayorías y momentos en los que no se debe hacer caso a las mayorías”, apunta la también académica de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM.

Salir a marchar, ejemplo de vivir en democracia

Si bien aún no hemos alcanzado una democracia plena y estamos en camino de obtenerla, para la consejera Rita Bell López, el mayor ejemplo de que vivimos en una son las manifestaciones. “Negarlo se trata de una estrategia de ciertos grupos”, añade.

Aunque la democracia se va fortaleciendo y vamos también perfeccionándola… no hay pasos hacia atrás, sino hacia adelante”, explica.

Reconoce la validez de que la ciudadanía salga a las calles a manifestarse y exijan sus demandas, lo que también es participación ciudadana y  requieren “asumirlo con respeto, escucharlos” y que sean espacios abiertos a “todas y todos”.

López Vences aclaró que no existe intervención ni presión alguna del presidente dentro del INE, con quien solo una vez se ha reunido, mucho antes del inicio del proceso electoral.

Jamás se habló de que se hiciera algo, la plática fue para conocernos, incluso el mismo presidente señaló que él era respetuoso de esta institución y que nosotros tendríamos que hacer nuestro trabajo”, cuenta la consejera.

Y enfatiza en que el Instituto Nacional Electoral está enfocado totalmente en la elección del próximo 2 de junio, y cumple cada una de las etapas que marca la ley.