Discurso antimigrante de Trump enciende focos rojos de discriminación: especialista

Advierte que manifestaciones y políticas antimigrantes en estados como Texas son focos rojos

Guardias de Texas refuerzan la seguridad en la frontera con México. Imagen tomada de Facebook Departamento Militar de Texas.

El discurso antimigrante del republicano Donald Trump ha encendido focos rojos de odio y discriminación en Estados Unidos, como una reciente protesta de sus simpatizantes en la frontera de Texas reclamando frenar la “invasión” migratoria.

La especialista en migración, Rebeca González Camacho, dijo que la manifestación del fin de semana pasado en la frontera texana con México era un ejemplo de los efectos de la narrativa que Trump ha utilizado desde que anunció en 2015 su primera candidatura presidencial.

“¿Cuál es el resultado a largo plazo? Que está fomentando el odio, que está validando la discriminación, que está generando violencia tanto verbal como física como sistemática”, apuntó la especialista en entrevista con Mexiquense Digital.

Igual que lo hizo para las elecciones de 2016 que ganó, Trump ha colocado la retórica contra la migración en el centro en sus aspiraciones por volver a competir por el Partido Republicano en los comicios presidenciales de noviembre próximo.

En un mitin en diciembre, el aspirante republicano dijo que los migrantes están “envenenando la sangre” de Estados Unidos y continuamente arremete contra el presidente demócrata Joe Biden, quien busca la reelección, por el aumento récord de los cruces fronterizos el año pasado.

Lee también: Muerte de mexiquenses en Río Bravo, consecuencia de política antimigrante de Texas: expertos

González Camacho afirmó que el discurso ya es una práctica con duras políticas que causan muertes en el cruce de la frontera, abusos de autoridades y discriminación racial que, a final de cuentas, se traducen en miedo y sufrimiento para los migrantes.

Expuso que las medidas del gobernador republicano de Texas, Greg Abbott, implementadas el último año eran focos rojos y enlistó algunas de ellas: más agentes, vallas y púas en la frontera con México y envío de camiones con migrantes a ciudades demócratas.

Además, Abbott firmó en diciembre una polémica ley que entrará en vigor en marzo con la cual autoridades podrán verificar la situación migratoria de cualquier persona a partir de su aspecto.

“El discurso ya es una práctica y este discurso genera prácticas, entonces ya se está sistematizando este ambiente antimigrante”, planteó la también maestra en estudios sobre migración por la Universidad Iberoamericana.

Lee también: Huehuetoca, refugio migrante camino al “sueño americano”

Las cientos de personas que se congregaron el fin de semana en un rancho de Texas, cerca de un punto de cruce de migrantes por el río Bravo, se autodenominaron “Ejército de Dios” y exigían “recuperar” la frontera.

“Son parte de este racismo sistemático que se permite con estos focos rojos. ¿Qué hace el racismo sistemático? Refuerza la percepción de que es válido un trato desigual”, apuntó.

La especialista consideró que la retórica generará tensiones con México en un año electoral para ambos países, pero confió en que del lado mexicano no se caiga en provocaciones.

“Todo este contexto al final lo que genera es un sufrimiento porque son personas que no pueden entrar o que si logran entrar sufren en el tránsito, sufren en su intento por ser parte de esta economía, sistema o sueño americano”, señaló.