MÁS DE 2 MIL 500 TERREMOTOS SE HAN REGISTRADO EN ISLANDIA

El movimiento de magma bajo la corteza terrestre provocó grietas en carreteras y edificios de Grindavik, una ciudad de 4 mil habitantes, situada a 40 km al suroeste de Reikiavik y evacuada el sábado.

Foto: Reuters
Islandia, 16 de noviembre de 2023.

Los pequeños sismos continúan en los últimos días en la península de Reykjanes, en Islandia, por la intensa actividad sísmica que podría ser preludio de una erupción volcánica, en el que se han registrado más de 2 mil 500 terremotos en el país desde el pasado 10 de noviembre y tan sólo 900 movimientos telúricos a lo largo de las últimas horas.

El movimiento de magma bajo la corteza terrestre provocó grietas en carreteras y edificios de Grindavik, una ciudad de 4 mil habitantes, situada a 40 km al suroeste de Reikiavik y evacuada el sábado.

Sin embargo, ningún sismo ha superado la magnitud 3.0 desde antes del mediodía del martes. A pesar de una menor actividad sísmica que al inicio, el riesgo de erupciones volcánicas no ha disminuido. Kristín Jónsdóttir, vulcanóloga y sismóloga, líder del equipo de seguimiento de peligros naturales de la Oficina Meteorológica de Islandia, dijo a la radiodifusora pública islandesa RUV que “no ha disminuido” el riesgo de erupción.

Creemos que todavía existe la posibilidad de que se produzca una erupción […] Solo tenemos la experiencia de la erupción de 2021 y de las otras erupciones (anteriores) […] mientras, el magma todavía busca la superficie y cuando comienza a relajarse (la actividad), comienza a acortarse hasta convertirse en una erupción”, dijo. “Estamos viendo publicaciones continuas; el magma se está ampliando unos pocos centímetros, lo que ha ralentizado un poco esos reportes”.

Los residentes de la zona más peligrosa de la ciudad siguieron poder acudir este jueves a sus casas para recoger artículos de primera necesidad y de valor, sin tanta afluencia y con normalidad.

Las autoridades dijeron el martes que se estaban preparando para construir un gran dique diseñado para desviar los flujos de lava alrededor de la planta de energía geotérmica de Svartsengi, ubicada a poco más de 6 kilómetros de Grindavik. La ministra de Justicia, Gudrun Hafsteinsdóttir, dijo a la emisora estatal RUV que se estaban trasladando a la planta equipos y materiales con capacidad para llenar 20 mil camiones.

En Grindavik, largas grietas atravesaron el centro de la ciudad, dejando intransitable la calle principal, mientras se podía ver vapor saliendo del suelo. Algunas de las casas todavía tenían las luces encendidas, pero la ciudad estaba desierta más allá de algún que otro coche y un puñado de lugareños que estaban allí para recoger sus pertenencias más importantes antes de que Grindavik fuera nuevamente declarada fuera de los límites.

Kristin Maria Birgisdóttir, que trabaja para el municipio de la ciudad, dijo a Reuters el martes que sólo tenía la ropa que había usado para trabajar el día que la ciudad fue evacuada.

Me estoy preparando por si tengo la oportunidad de visitar mi casa y recoger algunas de mis pertenencias”, dijo Birgisdóttir, que se mudó a una casa de verano con su familia.

Algunos residentes tuvieron que ser conducidos a Grindavik en vehículos de emergencia, mientras que a la mayoría de los habitantes se les permitió llegar a Grindavik en sus automóviles privados acompañados por personal de emergencia. La mayoría de las mascotas y animales de granja habían sido rescatados de Grindavik el lunes por la noche, según la organización benéfica Dyrfinna.

Durante la tarde del martes, nuevos medidores instalados cerca de Grindavik por la oficina meteorológica detectaron niveles elevados de dióxido de azufre, lo que llevó a la ciudad a ser nuevamente evacuada completamente con poca antelación, ligeramente antes de lo previsto.

Con Información de: Reuters