INTELIGENCIA ARTIFICIAL AYUDARÁ A SABER SI HUBO VIDA EN MARTE

Científicos señalan que la búsqueda de vida extraterrestre sigue siendo uno de los empeños más tentadores de la ciencia moderna.

Foto: NASA

Ciudad de México, 26 de septiembre de 2023.

Un equipo de siete miembros, financiado por la Fundación John Templeton y dirigido por Jim Cleaves y Robert Hazen, de la Institución Carnegie para la Ciencia, informa ‘Proceedings of the National Academy of Sciences’ de que, con una precisión del 90 %, su método basado en inteligencia artificial distinguía muestras biológicas modernas y antiguas de las de origen abiótico.

“Este método analítico rutinario tiene el potencial de revolucionar la búsqueda de vida extraterrestre y profundizar nuestra comprensión tanto del origen como de la química de la vida más primitiva en la Tierra, afirma el doctor Hazen.

Esta nueva prueba podría revelar la historia de rocas misteriosas y antiguas de la Tierra, y posiblemente la de muestras ya recogidas por el instrumento Sample Analysis at Mars (SAM) del rover ‘Mars Curiosity’. Estas últimas pruebas podrían realizarse con un instrumento analítico de a bordo apodado SAM (por Sample Analysis at Mars.

“Tendremos que ajustar nuestro método para que coincida con los protocolos de SAM, pero es posible que ya tengamos datos en la mano para determinar si hay moléculas en Marte procedentes de una biosfera orgánica marciana”, comenta.

“La búsqueda de vida extraterrestre sigue siendo uno de los empeños más tentadores de la ciencia moderna”, añade el autor principal, Jim Cleaves, del Laboratorio de la Tierra y los Planetas, de la Institución Carnegie para la Ciencia

Indicó que las implicaciones de esta nueva investigación son muchas, pero hay tres grandes conclusiones:

  • En primer lugar, en algún nivel profundo, la bioquímica difiere de la química orgánica abiótica.
  • En segundo lugar, poder observar muestras de Marte y de la Tierra antigua para saber si alguna vez estuvieron vivas.
  • En tercer lugar, es probable que este nuevo método pueda distinguir biosferas alternativas de las de la Tierra, con implicaciones significativas para futuras misiones de astrobiología.

El innovador método analítico no se basa simplemente en la identificación de una molécula o grupo de compuestos específicos en una muestra.

En su lugar, los investigadores demostraron que la IA puede diferenciar las muestras bióticas de las abióticas mediante la detección de sutiles diferencias en los patrones moleculares de una muestra, reveladas por el análisis de cromatografía de gases por pirólisis (que separa e identifica los componentes de una muestra), seguido de la espectrometría de masas (que determina los pesos moleculares de esos componentes).

Los autores añaden que hasta ahora ha sido difícil determinar el origen de muchas muestras antiguas ricas en carbono porque las colecciones de moléculas orgánicas, ya sean bióticas o abióticas, tienden a degradarse con el tiempo.

“Estos resultados significan que quizá podamos encontrar una forma de vida de otro planeta, otra biosfera, aunque sea muy diferente de la vida que conocemos en la Tierra, dijo.

Es decir, este método debería ser capaz de detectar bioquímicas alienígenas, así como vida terrestre.

Dicha técnica podría resolver pronto varios misterios científicos de la Tierra, como el origen de los sedimentos negros de 3,500 millones de años de Australia Occidental, rocas muy discutidas que, según algunos investigadores, albergan los microbios fósiles más antiguos de la Tierra, mientras que otros afirman que carecen de señales de vida. Y otras muestras de rocas antiguas del norte de Canadá, Sudáfrica y China suscitan debates similares.

“Ahora estamos aplicando nuestros métodos para responder a estas antiguas preguntas sobre la biogenicidad del material orgánico de estas rocas”, finalizó Hazen.

Con información de: Europa Press