ESTABLECE OPS QUE SALUD MENTAL DEBE SER PRIORITARIA

En 2020, más del 80% de las personas con enfermedades mentales graves no recibieron tratamiento.

Foto: Pixabay
Washington, D.C.; 9 de junio de 2023

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) ha hecho un llamado urgente para que la salud mental se convierta en una prioridad en la agenda pública y se integre en todos los sectores y políticas, en respuesta como consecuencia de la pandemia de COVID-19.

El Director de la OPS, el doctor Jarbas Barbosa, instó a los líderes y tomadores de decisiones a tomar medidas concretas para abordar la crisis de salud mental que se ha agravado durante la pandemia. La salud mental ha sido una fuente significativa de discapacidad y mortalidad en la región durante mucho tiempo, representando casi un tercio de todos los años vividos con discapacidad.

La pandemia ha aumentado aún más los factores de riesgo para los problemas de salud mental, como el desempleo, la inseguridad económica y el duelo por la pérdida de seres queridos. Sin embargo, a pesar de la alta prevalencia de problemas de salud mental en la región, la gran mayoría de las personas que los padecen no reciben la atención necesaria. En 2020, más del 80% de las personas con enfermedades mentales graves, incluyendo la psicosis, no recibieron tratamiento.

Foto: Pixabay

El doctor Barbosa resaltó que esta falta de acceso a la atención se debe a diversos factores previos a la pandemia. Entre ellos se encuentran la escasa inversión en salud mental, con solo el 3% de los presupuestos de salud de los países destinados a este ámbito; la dependencia excesiva de la hospitalización prolongada, a pesar de que la mayoría de los problemas de salud mental pueden tratarse en la comunidad; la escasez crónica de personal de salud mental capacitado; y el acceso limitado a los servicios para las personas en situación de vulnerabilidad.

La OPS enfatiza la importancia de un enfoque integral y basado en los derechos humanos para abordar la salud mental, que incluya la promoción de la salud mental, la prevención de trastornos mentales y la garantía de acceso a servicios de calidad y tratamiento adecuado para quienes lo necesiten. Además, se hace hincapié en la necesidad de abordar las desigualdades en el acceso a la atención y garantizar que las personas en situación de vulnerabilidad tengan acceso equitativo a los servicios de salud mental.

La crisis de salud mental que ha surgido como consecuencia de la pandemia de COVID-19 requiere una respuesta urgente y coordinada por parte de los gobiernos, los sistemas de salud y la sociedad en conjunto. La OPS está comprometida a brindar apoyo técnico y asesoramiento a los países de la región para fortalecer sus políticas y programas de salud mental y garantizar que nadie se quede atrás en el acceso a la atención y el tratamiento adecuados.

Con información de: Organización Panamericana de la Salud