¿QUIÉN LAS CUIDA A ELLAS?: EFECTOS DEL TRABAJO DOMÉSTICO Y LAS LABORES DE CUIDADO

Las mujeres pierden 7.3 horas de tiempo libre al casarse.

Fuente: Unplash
Toluca, Estado de México; 8 de mayo de 2023. 

El trabajo doméstico no remunerado es una de las problemáticas que las mujeres viven dentro de los hogares y, junto con las labores de cuidados y crianza, limita su desarrollo personal, así como la administración de su tiempo libre. 

De acuerdo con la especialista Mónica Amilpas García, docente de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), estos estereotipos y roles de género pueden llevar a las mujeres a no desarrollarse plenamente y presentar problemas de salud.

La catedrática y experta en temas de género, explicó para Gaceta UNAM que el trabajo doméstico no remunerado no solamente implica la limpieza del hogar, sino también ir actividades de gestión, organización y cuidado de las infancias o personas con discapacidad. 

Fuente: Unplash

Además, mencionó que en ocasiones las mujeres tienen como segunda instancia apoyar económicamente mediante un trabajo remunerado.

Uno de los problemas que hay en México es que, por ejemplo, no se cumplen las 8 horas laborales; es decir, se tiene una hora de entrada, pero muy pocas veces una hora de salida. Entonces estamos hablando de que las mujeres aparte de cumplir con las obligaciones de sus empleos, deben de tener tiempo para cumplir con las del hogar”.

Efectos en la salud:

Realizar todas estas actividades repercuten en la salud y en el bienestar de las mujeres, indicó la académica; los datos estadísticos dan una idea de cómo les afecta atribuirles toda la responsabilidad del hogar.

De acuerdo con datos de la Cuenta Satélite del Inegi sobre el “Trabajo no remunerado de los hogares”, las mujeres pierden 7.3 horas de tiempo libre al casarse; caso contrario a lo que pasa con los hombres, ya que ellos ganan 2.9 horas.

Fuente: Unplash

Estas cifras indican que las mujeres destinan más de 7 horas al trabajo del cuidado, y ese tiempo es el que también debería de estar asignado para sus horas de sueño y, según los datos brindados por la académica, las mujeres duermen en promedio de 4 a 5 horas diarias.

¿Quién cuida a las mujeres?

Para la especialista, son las mujeres las que prodigan la atención de contención emocional y apoyo mental, mientras que a ellas no se les cuida, no se les atiende y no se les escucha.

Fuente: Unplash

Sin embargo, es la mujer quien cuida, la que materna, y a quien se le exige cumplir con todas estas responsabilidades.

Cuando nuestras madres o nuestras abuelas se enferman nadie las cuida. Y todo este desgaste y descuido se verá reflejado en la salud mental de ellas, porque llevan este desgaste de conciliación, de cumplir con su trabajo remunerado, pero también de estar pensando en cómo organizar y gestionar las labores de la casa”, enfatizó.

Con información de: UNAM