DAMOS UN RECORRIDO POR EL LEGADO MUSICAL DE JOHN LENNON Y JIM MORRISON

Foto: Flickr/Redes
Toluca, Estado de México, 08 de diciembre de 2022.-

Un 8 de diciembre de 1980, el mundo perdía a uno de los artistas más influyentes del siglo XX: John Lennon. Por otro lado, también un día como hoy, pero de 1941 en Francia daban la bienvenida a quien años más tarde se convertiría en el mítico “Rey lagarto”: Jim Morrison. Hoy damos un recorrido por el legado musical de estas dos leyendas.

John Lennon 

Un icono de la cultura pop de nuestro tiempo, que a pesar de su ausencia física, sus  canciones lo mantienen vivo en los corazones de un número incalculable de fans.

Cantante y músico británico, fundador y líder de The Beatles, el mítico cuarteto de Liverpool que dominó el panorama musical en la década de 1960. Durante su etapa en The Beatles, John Lennon aportó a la banda sus inquietudes creativas y su radical inconformismo, frente a la vena más comercial y frívola de Paul McCartney, con quien compartió protagonismo en la composición de los temas. Consumada en 1970 la disolución del grupo, emprendió una nueva etapa musical con resultados tan memorables como el álbum Imagine (1971). Tras un retiro de cinco años, en 1980 fue asesinado por un perturbado poco después de presentar su último trabajo, Double Fantasy.

Creció escuchando discos de Little Richard, Chuck Berry, Ray Charles y Buddy Holly, ilustres representantes de las corrientes musicales de aquella época. Durante unos años estudió en la escuela de Bellas Artes y al cumplir los quince resolvió sus dudas entre la pintura y la música a favor de ésta última. En 1956 conoció a un muchacho que, como él, sólo se sentía plenamente realizado con una guitarra en las manos: Paul McCartney. Con Paul formó su primer grupo amateur, The Quarrymen, dando comienzo a un período de aprendizaje acelerado de los ritmos del rock and roll.

John y Paul se dedicaron a componer sus propias canciones como si se tratara de un entretenimiento. Dos años después se les unió George Harrison y se atrevieron a actuar en algunos pequeños locales. Se denominaron sucesivamente Johnny and the Moondogs y The Nurk Twins. Fueron tiempos difíciles: la madre de John murió en 1958 atropellada por un policía borracho franco de servicio, y el escaso peculio del muchacho desapareció por completo. A lo largo de 1959, John buscó trabajo infructuosamente y vivió como un parado más. Pero su vitalidad, su juventud y su amor por la música hicieron que no perdiese la esperanza.

THE BEATLES 

A principios de 1960 el grupo renació con el nombre de Long John and the Silver Beatles, prolijo nombre que se redujo a The Silver Beatles antes de quedarse en The Beatles. El término provenía de un juego de palabras inventado por el propio Lennon: el grupo de acompañamiento de Buddy Holly se llamaba The Crickets (saltamontes) y John se inspiró en ellos para mezclar el término musical beat, característico de toda una generación, y la palabra beetles (escarabajos).

John, Paul y George, junto con algunos músicos profesionales, iniciaron una gira por Escocia como acompañantes de Johnny Gentle, un cantante de segunda fila. También pusieron fondo musical a los movimientos de una bailarina de strip-tease y aceptaron viajar a Alemania para tocar en varios locales del barrio chino de Hamburgo. Cualquier cosa era mejor que buscar algún trabajo, aburrido y mal remunerado, en Liverpool. Más tarde, de vuelta a su ciudad natal, se convirtieron en el grupo habitual de The Cavern, club subterráneo donde pudieron exhibir las tablas adquiridas durante sus peculiares giras.

En 1961, el propietario de una tienda de discos llamado Brian Epstein los descubrió en ese antro. Fue una revelación; aunque no tenía ninguna experiencia en ese terreno, Epstein se ofreció como mánager a cambio de un 25 por 100 de los ingresos. A partir de ese momento, la carrera de The Beatles se disparó hacia el éxito. Con la incorporación como batería de Ringo Starr en 1962, el grupo ya estaba completo y preparado para hacer frente a lo que se avecinaba: la más loca vorágine de triunfos y gloria.

Sus canciones, editadas por el sello EMI, empezaron a copar las listas de superventas. Los conciertos de los Beatles provocaban escenas de histeria entre las groupies y la policía se veía incapaz de contener a la juvenil masa vociferante. La “beatlemanía” se difundió por Europa, luego por Estados Unidos y más tarde llegaría al resto del mundo, incluidos los países socialistas.

Las piezas de los Beatles, compuestas en su mayor parte por John y Paul, se caracterizaban por los hallazgos melódicos y armónicos, dentro de lo que después se ha llamado el “sonido Liverpool”. Además, los miembros del grupo se distinguían por un nuevo estilo en la indumentaria y el corte del cabello y por una actitud alegremente desafiante, protagonizada en especial por Lennon: en las conferencias de prensa y las entrevistas, aquellos muchachos tomaban el pelo a sus interlocutores y se manifestaban como tipos ingeniosos, divertidos y despreocupados.

McCartney era el apuesto romántico, Harrison el serio y Ringo el gracioso de la banda. En cuanto a Lennon, ejercía de rebelde con inquietudes y era sin duda el más incisivo. Después de ser nombrados, en 1965, Caballeros de la Orden del Imperio Británico, John desencadenará una escandalosa polémica con una de sus célebres frases: “Los Beatles son más populares que Jesucristo”. Éxitos, drogas, disputas y reconciliaciones se sucederán a lo largo de los años sesenta. Y también películas, entre otras A Hard Day’s Night y Help!, ambas dirigidas por Richard Lester.

Brian Epstein falleció en 1967 por sobredosis de barbitúricos. Lennon contrajo matrimonio en Gibraltar al año siguiente con la japonesa Yoko Ono, enigmática mujer cuyo nombre significa “Hija del Océano”. Ambos hechos fueron jalones de una separación anunciada. Problemas financieros, celos artísticos entre John y Paul, deseos de crear sin el lastre de acomodarse al grupo… todos estos elementos decretaron la disolución del conjunto en abril de 1970. Lennon pronunciará el epitafio del grupo y de la llamada “década prodigiosa” con otra frase escueta y expresiva: “El sueño se ha acabado”.

A lo largo de los años setenta, mientras sanan las heridas de la ruptura con la reconciliación pública de John y Paul, circulará periódicamente el rumor de una próxima reunión. Varios empresarios llegarán a ofrecer sumas fabulosas para congregarlos en un escenario, pero todo será en vano: cada uno vuela por su cuenta, libres ya del yugo de los Beatles. Para Lennon, los años setenta iban a ser de una enorme vitalidad. Por un lado, se convirtió en un activista del pacifismo. Las fotos de su luna de miel en la habitación de un hotel de Amsterdam, donde aparecía desnudo con su esposa en un gesto de elemental naturalidad, dieron la vuelta al mundo.

Con Yoko había formado la Plastic Ono Band y con ella publicó una docena de discos de larga duración. Su talento como compositor y letrista siguió manifestándose en temas como “Give peace a chance”, “Power to the people” o “Some time in New York City”. Pero su éxito indiscutible fue Imagine, un elepé intensamente personal, editado en 1971, que contenía la canción del mismo nombre, cuyo texto llegaría a ser todo un manifiesto pacifista en aquella década conflictiva.

En 1975, cuando termine felizmente su batalla contra la administración del presidente Nixon empeñada en expulsarlo de los Estados Unidos por “extranjero indeseable” y nazca Sean Ono Lennon, único hijo del matrimonio, John desaparecerá totalmente de la circulación y se dedicará a la vida familiar. Durante cinco años, sus comparecencias en público fueron escasas y extraordinarias. Parecía que ni una sola nota ni una palabra más iban a salir de su hasta entonces inquieto espíritu. Pero en 1980 el famoso beatle enclaustrado salió de su mutismo para grabar con Yoko el álbum titulado Double Fantasy. En él pregonaba su eterno amor por su esposa y su hijo con los simples y pegadizos estribillos de siempre.

En otoño de ese año, al explicar los motivos de su regreso a los estudios, Lennon aseguraba: “Hay gente irritada conmigo porque no hago música. Si yo hubiera muerto en 1975, sólo hablarían de lo fantástico que era y cosas así. Lo que les enfurece es que yo seguí viviendo y decidí que lo más importante era hacer exactamente lo que me apetecía. En estos cinco años de silencio he aprendido a librarme de mi intelecto, de la imagen de mí mismo que yo tengo. Las canciones que hago surgen de forma natural, espontánea, sin pensar conscientemente en ellas. En cierta forma, es como volver al comienzo. Tengo la sensación de que estoy ante mi primer disco.”

Días después, el 8 de diciembre de 1980, las balas asesinas de un adorador perturbado terminaron con su vida y lo convirtieron, si es que aún no lo era, en un dios de la modernidad. El escritor Norman Mailer afirmó: “Hemos perdido a un genio del espíritu”. Como reacción inmediata a su muerte, los seguidores de Lennon llevaron póstumamente “Imagine” al número uno de las listas. Nunca tal número de seres humanos habían llorado tanto al escuchar una canción.

Jim Morrison

James Douglas Morrison, conocido popularmente como Jim Morrison fue cantante y compositor de la mítica banda californiana THE DOORS. Su vida seriá su mejor obra. Con su alto coeficiente intelectual (149) sus comienzos destacaban por sus gustos literarios: las obras completas de Nietzsche, Huxley, Kerouac, Baudelaire, Rimbaud, el Conde de Lautréamont, Gérard de Nerval y William Blake.

De orígenes escoceses e irlandeses, hijo de un piloto militar de la marina estadounidense, por esto se paso toda su infancia de ciudad en ciudad viviendo en diversas bases militares. Tras independizarse a edad temprana, estudió cine en Los Ángeles (UCLA) donde vivió en la playa, y se dedicó en cuerpo y alma a su verdadera vocación: la poesía.

THE DOORS

1965, universidad de California, encuentro casual, Ray Manzarek… aquí comienza todo. Jim con motivo de popularizar sus obras de poesia se unio a Ray, Robby Krieger y Johm Desmore, juntos comenzaron la banda The Doors. Nombre inspirado en la cita de William Blake: «Si las puertas de la percepción fueran depuradas, todo aparecería ante el hombre tal cual es: infinito».

El reconocimiento local empieza al conseguir un contrato en el pub “Whisky a Go Go”, donde noche tras noche, The Doors realiza su espectactulo. Lo curioso es que en los comienzos Jim cantaba de espaldas al publico, por motivos que solo Jim sabria. Esto le llevó a el alto consumo drogas antes de cada concierto. Fue tanto el impacto que tuvieron en él las drogas, que hicieron que se volviera un experto en el tema, en especial con el peyote, Incluso realizó un tratado sobre éstas. En estos tiempos, los que lo vivieron lo sabrian, se recuerda la mítica canción “THE END”.

Una noche, se presentó al show en un fuerte estado etílico; les dijo a sus compañeros que empezarían la función con «The End».  donde Jim en un espectacular alarde de interpretación transmitia todo el odio y la pasión de la canción. A destacar el momento donde crea una conversación con unos supuesto padres.

Tras esto se desató la polemica y el dueño del local les echo a la vez que la multitud gritaba de emoción. Paul Rothchild, productor y dueño de la discográfica Elektra Records, presencio el mitico momento y esa misma noche les mostró su admiración y les propuso grabar un disco. En 1967 el grupo editó su primer album, con el sencillo “Light My Fire”, la cual se mantuvo en cabeza de popularidad en la revista Billboard.

Como curiosidad la banda no contaba con bajista, quien aportaba las frecuencias graves de las composiciones era el teclista Ray Manzarek, quien probablemente fuera una de las almas armonicas de la banda. De este genio se destaca la intro de la popular canción “Light My Fire”, quien en los ensayos iniciales del hit, Ray se tomo un largo tiempo para componer solo el intro, mientras los demas esperaban impaciente el resultado.

Su actitud provocadora en los conciertos, consiguió altas dosis de popularidad, sobre todo entre los jovenes insurrectos del momento, pero tambien fueron vetados en varias ciudades de los Estados Unidos. En 1970, por una actuación en la que algunos asistentes afirman que enseñó su pene y simuló una masturbación, fue llevado a juicio, y en 1971 estuvo cerca de ser condenado a prisión. En este mismo año, tras la grabación de LA Woman Jim decide apartarse de la banda, se desconoce si para siempre o fue una simple pausa en su carrera, marchandose a París, donde se dedicaría por completo a la poesía. El 3 de Julio de 1971 facheceria en extrañas circunstancias.

En 1973, la banda The Doors se disuelve. Practicamente en su punto más alto de popularidad. Con 8 discos en su trayectoria pasaria a la historia de lo rock.

MUERTE

El 3 de Julio de 1971, con 27 años, Jim Morrison fallece en circustancias todavia desconocidas. Sobre su muerte se ha especulado en incontables ocasiones, desde asesinato hasta suicidio fing vc0.6451ido.

Esto se debe fundamentalmente a que n0o00Ç se proporciono información completa sobre su muerte. El cadaver nunca tuvo autopsia, la muerte fue anunciada varios dias despues, hay rumores que su mujer Pamela Courson, quien fue quien lo encontró mantuvo el cuerpo oculto varios dias en el apartamento donde falleció. La versión oficial fue un ataque cardiaco. Fue encontrado sin vida en el baño de su residencia en Paris.

Enterrado en el cementerio de Paris Père-Lachaise. Es todavia lugar de peregrinación para fans y no tan fans. El lugar se impregna de música aun, rodeade de tradiciones, de la que se destaca, abrir una botella de licor, echar un trago y volcar otro en la tumba.