30 AÑOS DE LA PUBLICACIÓN DE “LA INVASIÓN DE LOS BLÁTIDOS”

Foto: Archivos del rock tapatío Facebook. Viaje al espacio Visceral.

Amecameca, Estado de México, 28 de noviembre de 2022.-

Hola, qué tal.  Los saludo con muchísimo gusto desde la zona de los volcanes. Soy Oscar Galván, productor para el Sistema Mexiquense de Medios Públicos. Hoy más que una recomendación musical, lo que escribo es una invitación para recordar. Quiero compartirles el momento de nostalgia que me movió al recordar la publicación de un disco del rock nacional que en lo personal recuerdo con mucha alegría y decir esto de algún álbum ya me parece mucho; es más, al momento de escribir este artículo puedo sentir una leve sonrisa en mi rostro.

Hace poco vi una publicación en redes sociales sobre el aniversario número 30 del lanzamiento del disco “La Invasión De Los Blátidos” que fuera lanzado en octubre de 1992, era el álbum debut de la banda de Guadalajara, CUCA, la efeméride rápidamente me transportó al momento en que siendo adolescente mi amigo Rogelio Meléndez (DJ PEOPLE) me prestó tres casetes porque entonces escuchábamos música en este formato, que tantos dolores de cabeza nos causaba, sobre todo cuando la cinta se enredaba. Los tres materiales eran: El disco debut de La Maldita Vecindad y los Hijos Del Quinto Patio, homónimo, el segundo era el debut de Santa Sabina y el tercero La Invasión de los Blátidos de LA CUCA, este último me causó gran impresión desde la primera escucha.

En primer lugar, supe que Blátidos también era el nombre científico para las cucarachas, llamaba también la atención el que en la portada estuviera un hombre lleno de cucarachas en el rostro, lo cual generaba cierta repulsión, efecto que muy seguramente CUCA buscaba causar en los escuchas, aunque personalmente en ese entonces pensaba que el rock debía ser: poético, rabioso, contestatario, rebelde, de sentimientos y pensamientos profundos, en ese momento por supuesto no me pasaba por la cabeza que el disco se convertiría en un clásico además de un referente en cuanto a la nueva oleada de músicos que hacían rock en español en nuestro país a principios de la década de 1990.

Foto: Archivos del rock tapatío Facebook.
Viaje al espacio Visceral.

Hoy no puedo dejar de escuchar el disco como una broma genial que nos llenaba de diversión, con letras profundamente irreverentes, con un lenguaje coloquial tirándole a vulgar, en donde una mente con la imaginación desbordada como lo es la de José Fors (quien además es pintor) nos regalaría momentos inolvidables de risa y cotorreo, en donde la música servía como escape de lo pesado de la academia, y lo riguroso del rock nacional. En ese entonces solo había rock urbano con sus temáticas depresivas y rock pop con una visión bastante rosa de la realidad, en este contexto surgía esta banda que junto con una nueva camada de propuestas musicales que en definitiva daban un nuevo aire al rock hecho en México.

30 años después, aunque el disco La Invasión de los Blátidos no sea un clásico, que no esté considerado como un álbum de culto, en lo personal siempre lo escucharé con agrado, pero sobre todo, con la enseñanza de que el rock puede ser: divertido, blasfemo, irreverente, juguetón, pero también romántico y calenturiento.