TELESCOPIO JAMES WEBB REVELA EXOPLANETA DISTINTO A LOS DE NUESTRO SISTEMA SOLAR

El Webb captó la huella química más completa de la atmósfera de un exoplaneta.

Foto Centro de Astrofísica de Harvard

Estados Unidos; 23 de noviembre de 2022.-

El telescopio espacial James Webb de la NASA captó la huella química más completa de la atmósfera de WASP-39 b, un planeta tan masivo como Saturno que orbita una estrella a unos 700 años luz de distancia de la Tierra.

Si bien, el Webb y otros telescopios espaciales como el Hubble y el Spitzer ya habían avanzado algunos componentes de la atmósfera del también llamado “Saturno caliente”, la nueva lectura revela un menú completo de átomos, moléculas e incluso signos de química activa y de presencia de nubes.

De acuerdo con los nuevos datos arrojados, la atmósfera de WASP-39 b tiene sodio, potasio, agua, dióxido de carbono, monóxido de carbono y dióxido de azufre. Con estos nuevos hallazgos será posible a acercarse a un mayor conocimiento acerca del planeta y es posible hacer un diagnóstico sobre sus nubes que están divididas en parches por todo el planeta.

El hallazgo del “Saturno caliente” deja entrever la gran capacidad de los instrumentos del Webb para llevar a cabo investigaciones sobre exoplanetas, así como sondear las atmósferas de planetas rocosos más pequeños como los del sistema TRAPPIST-1.

Para Natalie Batalha, coautora del estudio e investigadora de la Universidad de California, los datos obtenidos son “un verdadero logro”.

Con este observatorio espacial, el equipo pudo observar el exoplaneta “con múltiples instrumentos que, juntos, brindan una amplia franja del espectro infrarrojo y una panoplia de huellas dactilares químicas inaccesibles hasta JWST”.

Una de las sorpresas de la atmósfera del exoplaneta fue el hallazgo de dióxido de azufre, una molécula producida a partir de reacciones fotoquímicas. En la Tierra la fotoquímica es esencial para que se desarrollen procesos claves para la vida como la fotosíntesis o la formación de la capa de ozono.

Aunque WASP-39 b está a una temperatura estimada 900 grados Celsius y su atmósfera está compuesta principalmente de hidrógeno, el nuevo trabajo no descarta encontrar potenciales rastros de vida.

Con información de DW.