COMER DE MÁS CAUSA DAÑO COGNITIVO

Además de colessterol alto e hígadoo graso.

Foto: Muy Interesante México

Toluca, Estado de México, 11 de noviembre de 2022

Los alimentos son esenciales para la supervivencia humana, pero pueden llegar a perjudicar nuestra salud cuando los consumimos en exceso.

Investigaciones recientes han revelado que comer de más perjudica el funcionamiento de nuestro sistema cognitivo.

De acuerdo con los especialistas en salud, la sobrealimentación se entiende como el estado crónico en el que la ingesta de alimentos es superior a las necesidades de energía alimentaria de una persona, lo que en muchos casos genera obesidad o sobrepeso.

La dieta diaria nos provee de nutrientes y energía para que nuestro organismo, cuerpo y mente puedan realizar sus tareas de forma adecuada; sin embargo, la ausencia de alimentos o el consumo excesivo de estos, modifican nuestro estado.

La investigación Obesidad y Volumen de Materia Gris Evaluados por Neuroimagen ha descubierto que la sobrealimentación ha traído un progresivo incremento de casos de obesidad, diabetes, colesterol e hipertensión, daños que se extienden al cerebro humano.

En el estudio se indica que la dieta occidental, rica en grasas, incrementa los procesos neurodegenerativos y reduce la formación de neuronas nuevas en el hipocampo.

Foto: Cliki salud

Los resultados señalan que la obesidad está relacionada con la reducción de la materia gris del cerebro, incluyendo el lóbulo temporal medial, donde se encuentra el hipocampo.

“La mayoría de los estudios mostraron una asociación negativa entre la obesidad y el GMV(volumen de la materia gris). Esto tendría importantes implicaciones para la salud pública, ya que la prevención de la obesidad podría evitar un riesgo potencial de reducción del GMV , deterioro cognitivo y demencia”, se menciona en la publicación.

Los científicos señalan que una dieta equilibrada, que evite excesos calóricos, puede ayudar a prolongar la salud de nuestro sistema cognitivo, y propiciar que funcione de un modo más óptimo.

A lo largo de los años, los científicos también han estudiado los efectos del hambre y la restricción calórica en el cerebro. Te sorprenderá saber que la demanda o necesidad de alimentos aumenta la memoria, esto se debe a que ayuda a afrontar la falta de nutrientes.

Según la investigación, el hambre también potencia la memoria espacial, que propicia un conjunto de habilidades humanas para orientarnos, recordar y registrar información sobre nuestro entorno. Lo que podríamos llamar instinto de supervivencia, en algunos casos.

También se ha demostrado que con las dietas de restricción calórica, el número de neuronas del hipocampo crece y se incrementa su funcionalidad, por lo que, además de orientarnos mejor, captamos más detalles. De igual forma, nuestro cuerpo responde mejor a las señales de saciedad.

Si nos sobrealimentamos, puede haber consecuencias que es importante considerar. Recuerda que lo mejor siempre será una alimentación balanceada tanto en tipos de alimentos como en cantidades.

*Con información de: Cocina Fácil