JÓVENES EXPERIMENTAN MÁS SENTIMIENTOS NEGATIVOS TRAS LA PANDEMIA

Los acontecimientos traumáticos generaron cambios emocionales en este sector de la población.

Ciudad de México, 13 de octubre de 2022.

Para entender el alcance de los daños causados por la pandemia de COVID-19, un grupo de científicos realizaron un estudio en el que analizaron el comportamiento y personalidad de los jóvenes.

El estudio, publicado en el medio académico PLOS One, señala que los cambios han sido más pronunciados en los jóvenes, quienes ahora muestran un mayor neuroticismo que antes de la pandemia.

El trabajo adopta el modelo de la personalidad de cinco factores, una teoría psicológica que describe la personalidad en base a la presencia de cinco rasgos generales.

Los rasgos que se analizaron fueron:

  • extroversión (una tendencia por las conductas asertivas, energéticas y a la búsqueda de relaciones sociales)
  • el neuroticismo (una tendencia al pesimismo y la ansiedad persistentes)
  • la escrupulosidad (tendencia a la organización, auto-disciplina y el trabajo duro)
  • la simpatía (tendencia a ser empático, amable y digno de confianza)
  • la apertura (la tendencia a la curiosidad y la imaginación)

Con base en esta premisa, se considera que estos rasgos se mantienen de manera más o menos estable durante la vida adulta, al margen de la experiencia personal; y en todo caso, su evolución es gradual y limitada.

La excepción la constituirían los acontecimientos traumáticos, que se ha comprobado que sí pueden desencadenar cambios significativos en la personalidad del adulto.

Por el contrario, durante la juventud estos parámetros muestran mucha más variación, hasta su consolidación en la juventud.

Los investigadores identificaron que, a nivel global, el neuroticismo descendió, curiosamente, durante la fase aguda de la pandemia en el 2020; sin embargo, este valor se normalizó en la fase de adaptación posterior, entre 2021 y 2022.

En tanto, los otros rasgos se mantuvieron estables durante la fase aguda y en cambio descendieron durante la fase de adaptación.

A nivel general, subrayan que los cambios observados en la población son equiparables a los que se observan, en circunstancias normales, en una década de vida adulta.

Los resultados revelan que la disminución del neuroticismo durante la fase aguda de la pandemia es muy pronunciada en los mayores de 65 años y mucho menos significativa en los menores de 30.

De igual manera, mientras que el resto de rasgos se situaron tras la fase de adaptación en los valores prepandémicos para las personas mayores, en la demografía más joven existe una disminución importante, especialmente en simpatía y escrupulosidad.

Sea como sea, los cambios son en cualquier caso pequeños, pero los autores creen que si se demuestra que son persistentes podrían tener un efecto acumulativo considerable.

*Con información de: 20minutos.es