MALALA YUSAFZAI REGRESA DESPUÉS DE 10 AÑOS A PAKISTÁN

La visita del Premio Nobel de la Paz, a Pakistán es para visitar zonas devastadas por inundaciones.

Premio Foto:@24HorasTVN

Ciudad de México, 11 de octubre de 2022.-

Después de 10 años y de ser blanco de un intento de asesinato por parte de los talibanes, Malala Yusafzai, Premio Nobel de la Paz, llegó este martes a su Pakistán natal para visitar a las víctimas de las inundaciones.

Su visita congreso a miles de personas quienes se reunieron en su ciudad natal, Mingora, para denunciar al Tehreek-e-Taliban Pakistan (TTP), los talibanes pakistaníes, grupo que intentó matarla y que cogió fuerza estos últimos meses después de haber perdido influencia estos años atrás.

Recordemos que Malala Yusafzai tenía tan solo 15 años cuando militantes de los talibanes paquistaníes, un grupo independiente, pero con una ideología en común con el movimiento de Afganistán, le dispararon en la cabeza por su campaña a favor de la educación femenina.

La adolescente fue evacuada a Reino Unido para recibir un tratamiento que le salvó la vida y se erigió en un referente mundial de la lucha por la educación, convirtiéndose en la persona más joven en recibir un Premio Nobel de la Paz.

Dos días antes del décimo aniversario de ese ataque, Malala aterrizó en la ciudad de Karachi, en el sur de Pakistán, en la segunda visita que realiza desde dejar el país.

Desde Karachi se desplazará a las zonas devastadas por las inundaciones sin precedentes de la última temporada de monzones.

Su visita busca “ayudar a mantener la atención internacional centrada en el impacto de las inundaciones en Pakistán y reforzar la necesidad de ayuda humanitaria crítica”, dijo su fundación Malala Fund.

Estas inundaciones dejaron sumergido un tercio del territorio de Pakistán, provocaron el desplazamiento de ocho millones de personas y causaron unos daños estimados en 28 mil millones de dólares.

Los talibanes de Pakistán protagonizaron una larga insurgencia en esa zona hasta una gran campaña militar en 2014 que restableció la seguridad en el noroeste del país.

El lunes, el conductor de un bus escolar murió por disparos y los niños que viajaban en él resultaron heridos. Los lugareños culparon a los talibanes, aunque el grupo niega ser responsable.

Estudiantes y profesores lanzaron una huelga el martes pidiendo paz en la región.

Con información de: Excélsior