ASÍ AFECTA EL TABAQUISMO LAS VÍAS RESPIRATORIAS

EPOC, bronquitis crónica y enfisema pulmonar son algunos de los padecimientos.

Foto: Somos Pacientes

Toluca, Estado de México, 15 de junio de 2022.

El tabaquismo es una enfermedad adictiva y crónica que mantiene a los adictos a la dependencia que produce la nicotina y cuyas principales manifestaciones clínicas son trastornos cardiovasculares, trastornos respiratorios y aparición de tumores en diversas localizaciones.

Esta enfermedad es la principal causa de mortalidad prematura y evitable, en los países desarrollados, pues de acuerdo con cifras de la OMS, al año mueren 4.9 millones de personas como consecuencia del tabaco, y se prevé que si continúan las tendencias de consumo actuales, en el año 2030 se producirán 10 millones de muertes, que ocurrirá en los individuos que fuman actualmente.

En los países desarrollados, el tabaco causa el 35% de las muertes en los varones de edad media y más de una quinta parte en la vejez.

Además de producir cáncer y enfermedades cardiovasculares, el tabaquismo afecta las vías respiratorias debido a las miles de sustancias tóxicas que se inhalan.

Las sustancias oxidantes entre las que destacan los radicales tóxicos del oxígeno son las principales causantes de los procesos de afectación bronquial.

El humo del tabaco afecta particularmente a los pulmones, que es por donde ingresa el humo, produciendo una reacción irritante en las vías respiratorias, disminución de la capacidad pulmonar, aumento de las secreciones en la tráquea y los bronquios, lo que lleva a tos crónica y expectoración habitual, sobre todo, por las mañanas.

El aumento de las secreciones se asocia con mayor riesgo de sobre infecciones por virus y bacterias asociado con bronquitis crónica.

El enfisema pulmonar es el padecimiento más agresivo en los fumadores, pues destruye el funcionamiento pulmonar, haciendo que el aire tenga más dificultad para salir que para entrar, lo cual lleva a su atrapamiento y a la destrucción de la estructura fibroelástica pulmonar, con el consecuente deterioro del delicado intercambio gaseoso que ocurre en ese nivel.

Existen muchas causas que producen enfisema pulmonar, pero la más común es el consumo de tabaco, o cigarrillos, que contienen productos químicos que dañan las paredes de los alvéolos eliminando sus propiedades elásticas.

Lo más grave es que el humo de segunda mano también puede provocar enfisema a largo plazo, es decir las personas que están expuestas al humo del tabaco también enferman, aunque ellas no fumen un solo cigarrillo.

Otra enfermedad común en los adictos al tabaco es la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), la cual está causada en el 80-85% de los casos como consecuencia del consumo del tabaco.

La bronquitis crónica también es causada por el tabaquismo, un tipo de COPD en la que las vías respiratorias producen demasiada mucosidad, lo que obliga a la persona a toser para expulsarla.

En esta enfermedad las vías respiratorias se inflaman haciendo a la tos crónica, síntomas que en ocasiones parecen mejorar, pero la tos suele regresar.

Con el paso del tiempo, si no se deja de fumar, las vías respiratorias se obstruyen por el tejido cicatrizado y mucosidades, lo cual puede resultar en infecciones pulmonares graves como la neumonía.

Para la mayoría de estas enfermedades causadas por el consumo de cigarros o cualquier producto que contenga tabaco, no existe cura, y la mejor prevención es no fumar.

 *Con información de: infosalus.com – uata.org.ar