¿QUÉ ES REDUCIR, REUTILIZAR Y RECICLAR? ¿SIRVE PARA ALGO?

Este 17 de mayo se celebra el Día del Reciclaje, una oportunidad para concientizar sobre una práctica omnipresente en el discurso público

Reciclaje Foto:@VeroSantamariaC

Ciudad de México, 17 de mayo de 2022.-

Es imposible sostener a largo plazo el estilo de vida que llevamos hoy en día: la demanda de recursos naturales ya está en un máximo, sigue aumentando y, según datos de la Organización de las Naciones Unidad (ONU), si la población continúa creciendo como se prevé, para 2050 podríamos necesitar el equivalente a tres planetas para satisfacer nuestras exigencias. Pero no estamos indefensos ante este panorama sombrío, podemos aportar a través de tres acciones clave: reducir, reutilizar, reciclar.

Este 17 de mayo se celebra el Día del Reciclaje, una oportunidad para concientizar sobre una práctica omnipresente en el discurso público, pero que al menos en términos numéricos no ha dado el resultado que muchos esperarían, ya que, por ejemplo, solo el 9 por ciento de todos los residuos plásticos que se han generado en la historia se han reciclado.

En ocasión de esta conmemoración, explicaremos tres conceptos que son: reducir, reutilizar y reciclar (y el orden en que te los explicamos no es casual). Y respondemos a una de las preguntas clave: ¿cuán útil es realmente?

Reducir

Una oración resume a la perfección lo que implica reducir en este contexto: el mejor residuo es el que no se genera. Reducir, tal como explica ONU-Habitat, es “evitar el consumo de productos que realmente no son necesarios y que además llevan consigo elementos que en muy poco tiempo van a convertirse en basura”.

Esta práctica hay que entenderla en el contexto de dos cifras claves: cada año se juntan 11.200 toneladas de residuos sólidos, según la ONU; y la desintegración de su fracción orgánica es responsable de cerca del 5 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero a nivel mundial.

La lógica de reducir el consumo, por cierto, va más allá de los productos que luego se convertirán en residuos y aplica, por ejemplo, también a recursos como el agua y la energía.

Reutilizar

Reutilizar, tal como explica ONU-Habitat, consiste en “dar un segundo uso a aquellos productos que ya no son útiles para la tarea que por la cual se adquirieron o bien repararlos para que puedan seguir cumpliendo con su función”.

La reutilización se está abriendo camino en numerosas industrias, por ejemplo la de la moda — la segunda industria más contaminante del mundo, que produce más emisiones de carbono que todos los vuelos y envíos marítimos internacionales juntos según la Conferencia de la ONU sobre Comercio y Desarrollo—, donde la venta de ropa de segunda mano ha crecido de manera constante y se espera que alcance los US$ 64.000 millones en ventas para 2024, según un informe de ThredUp y GlobalData.

Reciclar

Reciclar, mientras tanto, implica un tratamiento de los residuos para su uso en otros productos.

Este proceso requiere de la intervención de varias partes: en los hogares se deben clasificar correctamente los residuos con base en los sistemas de cada ciudad, luego depositarlos en los lugares correspondientes, que de allí se los traslade a plantas de reciclaje y, por último, se utilice la materia que sale tras el proceso que se les realiza en otros productos. Esto permite, en conclusión, ampliar la vida útil de los residuos.

reciclaje
Foto:@Santiagorebeld1

¿Es reciclar la solución para el problema de la contaminación?

Reciclar es una de las acciones impulsadas, desde hace décadas, a múltiples niveles que van desde organismos internacionales a gobiernos locales. Sin embargo, muchos se preguntan si realmente puede solucionar el problema de la contaminación que generan los residuos.

Tomemos un caso concreto: el plástico, que representa el 85 por ciento de los residuos que terminan en los océanos, según un informe clave publicado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) en octubre de 2021, y cuya presencia en los mares casi se triplicará para 2040 según las previsiones. Para ese año (que está más cerca de lo que creemos) habrá el equivalente a 50 kg de plástico por metro de costa.

Ese informe enfatiza que, para hacer frente al problema, lo necesario es una “reducción drástica del plástico innecesario, evitable y problemático”, según informa la ONU. Reducción: esa es la palabra clave. Los autores del estudio, dice el organismo, “rechazan que el reciclaje sea la salida”, señalando las bajas tasas de esta práctica.

Con información de: CNN