ANAQUELES VACÍOS, PADRES DESESPERADOS, ASÍ VIVE EEUU LA ESCASES DE LECHE PARA BEBÉS

La escasez de fórmula láctea para bebés en Estados Unidos esta obligando a los padres a intercambiar, vender y ofrecer excedentes entre ellos.

bebés Foto:@MarcrixNoticias

Washington, 12 de mayo de 2022.-

La escasez de fórmula láctea para bebés en Estados Unidos está obligando a los padres a intercambiar, vender y ofrecer sus excedentes entre ellos, mientras que el presidente Joe Biden habló este jueves con productores y comercios sobre la difícil situación que enfrentan las familias.

El mandatario dialogó con ejecutivos de Mead Johnson y Gerber sobre cómo pueden aumentar su producción y cómo es que su gobierno podría ayudar, así también dialogó con directivos de Walmart y Target sobre la manera de reabastecer sus anaqueles y atender las disparidades regionales en el acceso a la fórmula, según la Casa Blanca.

El gobierno planea vigilar en busca de una posible manipulación de precios y trabajar con aliados comerciales en México, Chile, Irlanda y Holanda respecto a las importaciones, aunque el 98% de la fórmula láctea se produce en el país.

El problema es resultado de afectaciones en la cadena de suministros y de un retiro de producto por motivos de seguridad, los cuales han tenido una gran cantidad de consecuencias: los comercios están limitando las cantidades a los clientes pueden adquirir, y los doctores y consultorios médicos, además de emitir una advertencia sobre no diluir la fórmula para que dure más, ni usar recetas de internet para elaborar fórmulas caceras.

El gobierno de Biden está trabajando con los estados para facilitar que los beneficiarios del WIC compren fórmula de tamaños que actualmente no estarían cubiertos en sus beneficios.

Madres crean grupos de Facebook para conseguir fórmulas

Los padres de familia, en especial las mamás, están recurriendo a las redes sociales para atender los problemas de abastecimiento.

Ashley Maddox, una madre de dos hijos originaria de San Diego, creó el miércoles un grupo en Facebook luego de no poder encontrar fórmula para su hijo de cinco meses, Cole, en el economato de la base naval. “Me puse en contacto con mi amiga en mi grupo y ella tenía siete latas de la fórmula que necesito y que ella no usaba porque su bebé ya no la necesita”, comentó Maddox, de 31 años.

 Así que conduje a su casa, a unos 20 minutos, la recogí y le pagué. Fue un milagro”

Con información de: El Universal