HALLAN VIRUS QUE PODRÍA ESTAR DETRÁS DE MISTERIOSOS CASOS DE HEPATITIS EN NIÑOS

Científicos identificaron al "adenovirus 41" en los niños estadunidenses infectados con misteriosos casos de hepatitis.

infectados Foto:@correodelsurcom

Ciudad de México, 29 de abril de 2022.-

Luego de dar positivo a un patógeno común llamado adenovirus 41, nueve niños pequeños resultaron infectados por misteriosos caso de hepatitis en Alabama, sur de los Estados Unidos, lo cual explicaría las graves inflamaciones del hígado, informo la agencia federal de salud pública estadunidense.

Los niños, de entre uno y seis años, se encuentran entre cerca de 170 casos en 11 países en las últimas semanas, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Otro estado de Estados Unidos, Wisconsin, está investigando una muerte.

El nuevo artículo de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) trata específicamente sobre el grupo en Alabama, incluso cuando las investigaciones continúan en todo el país.

En este momento, creemos que el adenovirus puede ser la causa de estos casos reportados, pero aún se están investigando otros posibles factores ambientales y situacionales”, dijo la agencia en un comunicado que acompañó al estudio.

Se sabe que el adenovirus 41 causa gastroenteritis en los niños, pero “generalmente no se conoce como una causa de hepatitis en niños por lo demás sanos”, según los CDC.

Sin embargo, una investigación descartó otras exposiciones comunes, incluido el Covid-19; el virus de la hepatitis A, B y C (las causas más comunes de hepatitis en Estados Unidos); la hepatitis autoinmune y la llamada enfermedad de Wilson, un trastorno hereditario poco frecuente.

Los nueve casos de Alabama ocurrieron entre octubre de 2021 y febrero de 2022. Tres experimentaron insuficiencia hepática aguda, dos de los cuales requirieron trasplantes de hígado.

Todos los pacientes se han recuperado o se están recuperando, incluidos los dos receptores de trasplantes”, indicó el estudio.

Seis dieron positivo para el virus de Epstein-Barr pero no tenían anticuerpos, lo que implica una infección anterior, no activa.

Antes de la hospitalización, la mayoría de los niños tuvieron vómitos y diarrea, mientras que algunos presentaron síntomas de las vías respiratorias superiores. Durante las hospitalizaciones, la mayoría tenía los ojos y la piel amarillentos (ictericia) y mostraban agrandamiento del hígado.

La semana pasada, los CDC emitieron una alerta sanitaria para notificar a los médicos y las autoridades de salud pública que estén atentos a casos similares.

Con información de: Excélsior