LAS VÁRICES SON MUCHO MÁS QUE UN PROBLEMA ESTÉTICO

Ciudad de México, 27 de abril de 2022

La Insuficiencia Venosa Crónica, también conocida como várices, ocurre cuando las paredes de las venas se debilitan y las válvulas se dañan, lo que provoca que las venas permanezcan llenas de sangre, especialmente al estar de pie.

Entre los factores de riesgo de este padecimiento están la edad, los antecedentes familiares de esta afección, ser mujer (por los niveles de la hormona progesterona), tener antecedentes de trombosis venosa profunda en las piernas, la obesidad, el embarazo, permanecer sentado o de pie por mucho tiempo, ser de estatura alta.

De acuerdo con los médicos, la principal función de las válvulas de las venas profundas de la pierna es mantener la sangre fluyendo de nuevo hacia el corazón, por lo que al verse interrumpido se genera la Insuficiencia Venosa Crónica.

La Organización Mundial de la Salud define las varices como “dilataciones de las venas que con frecuencia son tortuosas”.

Los síntomas de esta enfermedad incluyen:

  • Dolor intenso
  • Pesadez
  • Calambres en las piernas
  • Picazón y hormigueo
  • Dolor que empeora al pararse
  • Dolor que mejora al levantar las piernas

Además se registran cambios en la piel de las piernas pues luce irritada, roja, hinchada o reseca; aparecen las venas varicosas superficiales y se engrosa la piel en las piernas y en los tobillos (lipodermatoesclerosis).

Para ayudar a manejar la insuficiencia venosa los especialistas recomiendan:

  • Evitar sentarse o estar de pie por períodos prolongados, si no hay otra opción, mueve ligeramente las piernas para ayudar a que la sangre circule.
  • Bajar de peso si tienes sobrepeso.
  • Realiza ejercicio de manera regular.
  • Use medias de compresión para mejorar el flujo sanguíneo en las piernas.
El uso de medias de compresión ayudan a mejorar el flujo sanguíneo. Foto: Diario AS

Actualmente no existe un tratamiento definitivo que permita recuperar totalmente el daño que produce este padecimiento en el sistema venoso, pero se puede conseguir la prevención y el control evolutivo de la insuficiencia venosa crónica y sus complicaciones.

La utilización de medias de compresión es quizá la parte más importante del tratamiento puesto que, en cierto modo, ejercen la función de retorno que las venas enfermas no pueden llevar a cabo.

Pero sin duda la mejor opción es consultar a un médico angiólogo para tener un diagnóstico y tratamiento preciso.

*Con información de: Medline Plus