MISIÓN PARKER OBTIENE IMÁGENES DE LA SUPERFICIE DE VENUS QUE ESTÁ CASI SIEMPRE OCULTA

La sonda solar Parker de la NASA ha tomado sus primeras imágenes en luz visible de la superficie de Venus que está casi siempre oculta.

imágenes Foto:perezfecto

Ciudad de México, 09 de febrero de 2022.-

Por primera vez, la sonda solar Parker de la NASA ha tomado sus primeras imágenes en luz visible de la superficie de Venus, generalmente oculta a la vista al estar cubierta de espesas nubes.

Pero en dos sobrevuelos recientes del planeta, Parker usó su Wide-Field Imager (WISPR), para obtener imágenes de todo el lado nocturno en longitudes de onda del espectro visible, el tipo de luz que el ojo humano puede ver, y extendiéndose hasta el infrarrojo cercano.

Las imágenes revelan un tenue resplandor de la superficie que muestra características distintivas como regiones continentales, llanuras y mesetas. También se puede ver un halo luminiscente de oxígeno en la atmósfera rodeando el planeta.

Estas imágenes del planeta, a menudo llamado el gemelo de la Tierra, pueden ayudar a los científicos a aprender más sobre la geología de la superficie de Venus, qué minerales podrían estar presentes allí y la evolución del planeta. Dadas las similitudes entre los planetas, esta información puede ayudar a los científicos en la búsqueda de comprender por qué Venus se volvió inhóspito y la Tierra se convirtió en un oasis.

 Venus es la tercera cosa más brillante del cielo, pero hasta hace poco no teníamos mucha información sobre cómo se veía la superficie porque nuestra vista está bloqueada por una atmósfera espesa”, dijo en un comunicado Brian Wood, autor principal del nuevo estudio, físico en el Laboratorio de Investigación Naval en Washington, DC. “Ahora, finalmente estamos viendo la superficie en longitudes de onda visibles por primera vez desde el espacio”.

Las primeras imágenes WISPR de Venus se tomaron en julio de 2020 cuando Parker se embarcó en su tercer sobrevuelo, que la nave espacial utiliza para acercar su órbita al Sol. WISPR fue diseñado para ver características tenues en la atmósfera solar y el viento, y algunos científicos pensaron que podrían usar WISPR para obtener imágenes de las cimas de las nubes que ocultan a Venus cuando Parker pasa por el planeta.

El objetivo era medir la velocidad de las nubes”, dijo el científico del proyecto WISPR Angelos Vourlidas, coautor del nuevo artículo e investigador del Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad Johns Hopkins. Pero en lugar de solo ver nubes, WISPR también vio a través de la superficie del planeta. Las imágenes fueron tan sorprendentes que los científicos volvieron a encender las cámaras durante el cuarto paso en febrero de 2021. 2021.

Durante el sobrevuelo de 2021, la órbita de la nave espacial se alineó perfectamente para que WISPR obtuviera una imagen del lado nocturno de Venus en su totalidad. “Las imágenes y el video me dejaron boquiabierto”, dijo Wood.

 Las nubes obstruyen la mayor parte de la luz visible que proviene de la superficie de Venus, pero las longitudes de onda visibles más largas, que bordean las longitudes de onda del infrarrojo cercano, logran atravesar. En el lado diurno, esta luz roja se pierde en medio de la brillante luz del sol reflejada en las nubes de Venus, pero en la oscuridad de la noche, las cámaras WISPR pudieron captar este tenue brillo causado por el increíble calor que emana de la superficie.

La superficie de Venus, incluso en el lado nocturno, tiene unos 860 grados”, dijo Wood. “Hace tanto calor que la superficie rocosa de Venus brilla visiblemente, como una pieza de hierro sacada de una fragua”.

Cuando pasó por Venus, WISPR captó un rango de longitudes de onda de 470 nanómetros a 800 nanómetros. Parte de esa luz es el infrarrojo cercano, longitudes de onda que no podemos ver, pero que sentimos como calor, y parte está en el rango visible, entre 380 nanómetros y aproximadamente 750 nanómetros. En 1975, el módulo de aterrizaje Venera 9 envió los primeros atisbos tentadores de la superficie después de aterrizar en Venus. Desde entonces, la superficie de Venus se ha revelado aún más con instrumentos de radar e infrarrojos, que pueden mirar a través de las espesas nubes utilizando longitudes de onda de luz invisibles para el ojo humano.

Con información de: Milenio