LA CULTURA DE LA DELGADEZ EXTREMA ELEVA 300% LOS TRASTORNOS ALIMENTICIOS

En México el 24.6% del total de la población es el más expuesto a estereotipos de belleza inalcanzables.

Foto: Flickr
Toluca, Estado de México, 24 de enero de 2022.-

Al conectarte a las redes sociales más usadas a nivel mundial (Facebook, Youtube e Instagram) es común encontrar cientos de fotos de mujeres con cuerpos perfectos e ideales, sin embargo, muchas de estas fotos son editadas.

En México un segmento de la población, el 24.6% del total o 30.7 millones de jóvenes que tienen entre 15 y 29 años, es el más expuesto a estereotipos de belleza inalcanzables y sobre todo enfermizos que los orillan a caer en trastornos alimenticios.

De acuerdo con Jaqueline Cortés Morelos, académica del Departamento de Psiquiatría y Salud Mental de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), los estereotipos y patrones de belleza influyen de forma negativa y alimentan los trastornos alimenticios.

Dependiendo de la etapa de ciclo de vida, sobre todo la generación joven o los adolescentes, parte de su desarrollo en esta etapa de la vida se tratan de identificar con las modelos, influencers y artistas que ellos admiran. Si ven que los estándares de belleza y aceptación tienen que ver con la delgadez y van a las tiendas y las tallas son extrachicas, buscan la manera de poder ser aceptados por el grupo a través de patrones de moda que se instalan desde lo que ven hasta lo que conviven”, comenta Cortés Morelos, en entrevista para Forbes México.

Los desórdenes alimenticios aumentaron 300% en el país en los últimos 20 años, y cada año se registran cerca de 20 mil casos de anorexia y bulimia, siendo la población de entre 15 y 19 años de edad la más afectada, de acuerdo con datos oficiales.

Ha habido un aumento en este tipo de padecimientos sobre todo por los estándares de la moda en personas muy delgadas o estos patrones que vemos en pasarelas, redes sociales y revistas. Como especialista, les comento que el abordaje de estos padecimientos se puede realizar con hábitos de vida saludable; por ejemplo, no solo cuidar la dieta, sino tener buena higiene del sueño”, añade Cortés Morelos.

Los trastornos alimenticios detonan conductas autodestructivas como comer descontroladamente, hacer dietas rigurosas, provocarse vómitos, abusar de laxantes y diuréticos, tener problemas con la dentadura, depresiones detectables, ir al baño después de comer, menstruaciones irregulares y preocupación exagerada por el peso.

Dentro de los trastornos alimentarios están varios, los que conocemos como la anorexia nerviosa, la bulimia nerviosa, el trastorno por atracón, el trastorno de evitación de alimentos y el no especificado. El que se asocia con la delgadez extrema como la anorexia, en donde quienes padecen esta enfermedad se caracterizan por tener un miedo o pánico a subir de peso y por lo mismo restringen la ingesta de alimentos, hacen ayunos prolongados y ejercicio excesivo”, afirma.

Estos trastornos vienen acompañados de la dismorfia corporal, la cual provoca una autopercepción equivocada en donde no se puede dejar de pensar en uno o más defectos percibidos o defectos en la apariencia.

Tienen una alteración con la autopercepción porque aunque son extremadamente delgados o delgadas, se ven al espejo y se ven obesos o con sobrepeso, aunque esta distorsión de la realidad la tienen más hacia ellos mismos y no hacia los demás”, detalla.

La especialista ve necesario aprender a comer de forma saludable para mantener un cuerpo esbelto y nutrido dentro de de los rangos sanos del Índice de Masa Corporal.

La clave no es dejar de comer, sino saber qué comer, en qué raciones dependiendo del grupo alimenticio, si se trata de carbohidratos, leguminosas, proteínas, verduras o frutas. Qué ración me corresponde por mi talla, complexión y estatura para estar bien alimentada sin caer en un trastorno u obesidad”, explica.

En caso de ser parte de la estadística y de haber caído en un trastorno alimenticio es necesario ser valorada o valorado por especialistas enfocados en la salud mental y medicina internista, a fin de valorar el daño de los órganos.

Si se cae en un patrón que es compatible con una enfermedad como la anorexias entonces sí debe ir con un especialista para recibir un abordaje multidisciplinario y debe ser atendida por un especialista en psiquiatría, nutriólogo, psicólogo y médico internista para que tenga todo el abordaje de este equipo porque como se restringen la alimentación se tiene que valorar el funcionamiento de los órganos”, indica la experta de la UNAM.

Con información de: Forbes México