CONTINÚAN ACUSACIONES DE UCRANIA A RUSIA; TENSIÓN GOLPEA BOLSAS MUNDIALES

Ucrania acusó a Rusia de incrementar sus entregas de armamento a los separatistas prorrusos.

Foto AFP

Estados Unidos; 21 de enero de 2022.-

Tras su encuentro con su homólogo ruso en Ginebra, el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, subrayó que Rusia sigue teniendo la posibilidad de elegir el camino de la diplomacia, y que si elige el del conflicto en torno a Ucrania “habrá graves consecuencias y condena internacional”.

Estados Unidos y Europa están listos para encontrarse con Rusia en cualquiera de estos dos caminos”, advirtió Blinken tras el encuentro con Serguéi Lavrov.

El funcionario estadounidense indicó que Washington y sus aliados europeos “continuarán apoyando a Ucrania”.

Rusia exige la retirada de las tropas extranjeras de la OTAN de dos países miembros, Bulgaria y Rumanía, dentro de las medidas que reclama para lograr una desescalada de la crisis ucraniana. Ante este contexto, Blinken y Lavrov iniciaron una crucial reunión sobre la crisis de Ucrania.

En la reunión destacaron las declaraciones de ambos funcionarios: Rusia “no espera avances”, dijo Lavrov a Blinken, a lo que Blinken reiteró a Lavrov que habrá respuesta “unida, rápida y severa” en caso de invasión de Ucrania, pero también afirmó que Estados Unidos sigue buscando solución diplomática.

Ahora, Rusia espera una respuesta de Estados Unidos a sus exigencias “la próxima semana” mientras que Lavrov afirmó que Rusia “nunca” ha amenazado al “pueblo ucraniano”.

Para Blinken, el diálogo con Lavrov sobre Ucrania fue “franco y sustancial”; sin embargo, pidió a Lavrov pruebas de que Rusia no planea invadir Ucrania o, en su caso, que Rusia retire sus tropas de la frontera con Ucrania.

Entretanto, y bajo el contexto de tensión que se vive entre ambas naciones, el Banco Central de Rusia propuso prohibir el uso y minería de criptomonedas, mientras que la situación ya está golpeando a los mercados mundiales durante este viernes, también marcado por la bajada del precio del petróleo y la evolución de Ómicron.

Pero el mayor desplome lo acusan las criptomonedas, sobre todo el Bitcoin, que ha llegado a cotizar por debajo de los 39 000 dólares, el nivel más bajo desde agosto “en medio de un estado de ánimo general de aversión al riesgo que pesa sobre los sectores de crecimiento y la tecnología”, según los expertos de IG markets.

Con información de EFE Y AFP.