BIDEN PREDICE QUE RUSIA INVADIRÁ UCRANIA

Advierte que sería un desastre.

Foto: Redes
México, 20 de enero de 2022.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden pronosticó que Rusia acabará por “entrar” a Ucrania con sus tropas, y considero “posible” mantener otra cumbre con el presidente ruso, Vladimir Putin, para tratar de rebajar las tensiones.

Antony Blinken, su secretario de Estado, había alertado horas antes de que Rusia “tiene planes” de aumentar aún más sus tropas junto a las fronteras ucranias y que podría iniciar “en breve” una nueva agresión militar contra el estratégico país de Europa del Este.

En el inicio de una gira diplomática destinada a disuadir a Moscú de cruzar las líneas rojas, Blinken viajó a Kiev para mostrar su apoyo al Gobierno de Volodímir Zelenski y renovó su promesa de duras sanciones en caso de otra invasión rusa. Mientras el Kremlin volvió a exigir a la OTAN y a EEUU garantías de que la Alianza Atlántica nunca admitirá a Ucrania ni a Georgia, Blinken, que se reunirá el viernes con su homólogo ruso, Serguéi Lavrov, advirtió a los ucranios de que deben prepararse para días difíciles.

Por la tarde, en una rueda de prensa en Washington, Biden fue más allá y predijo que Vladímir Putin iba a intervenir en Ucrania, pero creó confusión en torno a lo que consideraba una agresión grave y el calibre de la respuesta aliada ante una “incursión menor”, informa Amanda Mars. “¿Creo que pondrá a prueba a Occidente, a Estados Unidos y a la OTAN tanto como pueda? Sí, lo creo”, afirmó. “No estoy seguro de que él tenga decidido qué va a hacer, pero intuyo que va a intervenir, tiene que hacer algo”, añadió. “No ha visto nunca sanciones como las que he prometido que se impondrán [si lo hace]”, recalcó, pero envió señales borrosas al apuntar: “Una cosa es una incursión menor, que acabemos discutiendo [entre aliados] cómo responder, pero si hacen lo que son capaces de hacer con una gran fuerza en la frontera, va a ser un desastre para Rusia”.

Fue tal el desaguisado de la frase que la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, envió un comunicado poco después de la rueda de prensa para recalcar que cualquier traspaso de las fronteras ucranias se respondería con medidas “rápidas, duras y unitarias” por parte de Estados Unidos y los aliados. “El presidente Biden sabe por experiencia que los rusos disponen de un amplio manual de agresiones de tipo militar, incluyendo los ciberataques y las tácticas paramilitares. Y él [Biden] afirmó que esos actos de agresión por parte de Rusia serán respondidos con una acción unitaria, recíproca y decisiva”, añadió.

Ucrania lleva ya ocho años en guerra en la región del Donbás contra los separatistas prorrusos, que reciben el apoyo de Moscú, que ya en 2014 se anexionó con un referéndum no reconocido por la comunidad internacional la península ucrania de Crimea. Ahora, la concentración de unos 100.000 soldados rusos en la frontera, a la que se siguen sumando militares y armamento pesado, unido a las elevadas amenazas dialécticas del Kremlin, han desatado una enorme crisis de seguridad en Europa del Este. “Sabemos que existen planes [de Rusia] para aumentar esa fuerza [militar] aún más en muy poco tiempo”, dijo Blinken en Kiev. “Y eso le da al presidente Putin la capacidad, también en muy poco tiempo, de tomar más medidas agresivas contra Ucrania”.

El ambiente es cada vez más sombrío y tenso, pero Washington y Kiev insistieron en que aún queda un trecho de vía diplomática por explorar. “Todos los países de la Unión Europea deben entender que, aunque el precio de disuadir a Rusia es alto, el costo de detener una nueva guerra será más alto”, recalcó el ministro de Exteriores Kuleba, que conversó por teléfono con el jefe de la diplomacia de la UE, Josep Borrell, sobre las sanciones económicas que podría imponer Bruselas a Moscú y el apoyo adicional a Ucrania. Rusia, que vive el peor momento en sus relaciones con la Unión Europea, ha apartado deliberadamente a los Veintisiete de las conversaciones diplomáticas y ha tratado de aguar su papel en los debates sobre la arquitectura de seguridad en el Viejo Continente, alegando que prefiere tratar principalmente con Washington.

Borrell mantuvo el miércoles una conversación telefónica con Blinken, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, y la presidencia polaca de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), en la que dialogaron acerca de la situación y sobre los esfuerzos diplomáticos para garantizar la seguridad en Europa. En la reunión, los participantes acordaron tratar de “identificar formas de resolver el conflicto a través del compromiso diplomático bilateral y multilateral, y presentando un frente transatlántico fuerte, claro y unido”, según un comunicado difundido por Borrell en su cuenta de Twitter.

Estados Unidos busca unificar un plan de contingencia y también acordar un paquete de posibles sanciones financieras que se impondrían a Rusia en el caso de una nueva agresión a Ucrania.

Un enfoque unificado que Blinken se esforzó por resaltar en Kiev y que puede haber hallado un verso suelto con la propuesta de Macron. “La fuerza de nuestra diplomacia, nuestra disuasión y cualquier respuesta a la agresión de Moscú exige unidad entre aliados y socios, así como dentro de Ucrania”, dijo el secretario de Estado de EE UU antes de viajar a Berlín, donde se reunirá este jueves con el canciller Olaf Scholz y con los ministros de Exteriores de Alemania, Francia y el Reino Unido.

Con información de: El País