TRAS ERUPCIÓN, VOLCÁN DE TONGA DESAPARECE DE LA SUPERFICIE MARÍTIMA

Imágenes aéreas muestran la devastación tras el tsunami en Tonga.

Foto Getty Images

Sídney, Australia: 18 de enero de 2022.-

De acuerdo con imágenes satélite, el volcán Hunga Tonga Hunga Ha’apai, que lanzó vapor y cenizas a unos 20 kilómetros de altura y provocó un tsunami que impactó en varias naciones del Océano Pacífico, ya desapareció de la superficie marina.

Fotografías recientes del Centro de Satélites de las Naciones Unidas (UNOSAT, por sus siglas en inglés) revelan que solo quedan dos pequeñas porciones de tierra sobre el nivel del mar luego de la explosión del volcán.

Foto EFE

Antes de la fuerte explosión, estas dos porciones que sobreviven -parte del cono del volcán submarino- eran mucho más grandes y estaban unidas por una lengua de terreno de hasta 1.2 kilómetros de ancho.

Luego del tsunami, las comunicaciones con Tonga continúan siendo escasas tres días después de la erupción del volcán, a unos 65 kilómetros al norte de la isla de Tongatapu -la más habitable del archipiélago-.

Tras los hechos, se han confirmado al menos dos muertos; sin embargo, las autoridades podrían incrementar el número de víctimas.

Foto EFE

Aviones australianos y neozelandeses han sobrevolado parte de Tonga, formada por 169 islas con 105 mil habitantes, en tareas de reconocimiento para evaluar los daños causados por la erupción y el tsunami, que afectó a las costas de Estados Unidos, Perú, Japón y Australia, entre otros países.

Entretanto, la compañía estadounidense Planet, que cuenta con una red de 150 satélites, mostró este martes imágenes aéreas de la devastación causa por el tsunami en Tonga. Esto ha sido posible luego de que las “nubes causadas por el volcán se van despejando”.

En dichas imágenes se observa que las islas de Tonga permanecen cubiertas por una densa capa de ceniza y con las costas arrasadas por el embate de las olas. La ceniza cubre todo el territorio, e importantes daños en decenas de edificios asentados en la isla de Tongacapu, la más poblada del país donde se encuentra la capital, Nuku’alofa.

Además, y sumado a los problemas de falta de comunicaciones tras el desastre natural, la pista de aterrizaje del aeropuerto de la capital ha quedado severamente afectada, lo que hace prácticamente imposible el arribo de ayuda.

Fotografías recientes del Centro de Satélites de las Naciones Unidas (UNOSAT) además muestran una devastación similar en otras islas habitadas del país como Uoleva, Nomuka y Uiha, con severas inundaciones y acumulación de ceniza.

La Cruz Roja coloca en al menos 80 mil personas, del total de los 105 mil habitantes del país, el número de afectados tras la explosión, al tiempo que los expertos no descartan otros incidentes de actividad volcánica.

Con información de EFE.