DÍA DE LOS DERECHOS HUMANOS: IGUALDAD Y RESPETO PARA LA SANA CONVIVENCIA

Para este año 2021, el lema de la campaña del Día de los Derechos Humanos es: Igualdad.

Foto: Flickr
Toluca, Estado de México, 09 de diciembre de 2021.-

Cada 10 de diciembre se conmemora el Día de los Derechos Humanos, coincidiendo con el aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos, que se aprobó en 1948; dos años después de la aprobación, en 1950, la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó esta celebración.

La Declaración Universal de Derechos Humanos establece una amplia gama de derechos y libertades fundamentales a los que todos tenemos derecho. Garantiza los derechos de todas las personas en cualquier lugar, sin distinción de nacionalidad, lugar de residencia, sexo, origen nacional o étnico, religión, lengua o cualquier otra condición.

Precisamente para este año 2021, el lema de la campaña del Día de los Derechos Humanos es: Igualdad. Haciendo referencia al primer artículo de la Declaración Universal. Esta idea de igualdad está alineada con la Agenda 2030 y con el enfoque de la ONU de no dejar a nadie atrás.

Igualdad, inclusión y no discriminación están en el centro del discurso de este año, protegiendo a los grupos más vulnerables: niños, mujeres, pueblos indígenas, personas LGBTI, migrantes, personas con capacidades diferentes.

Foto: Pixabay

Reconocer la igualdad de todas las personas supone aceptar el valor que caracteriza a cada una de ellas por el hecho de serlo, con independencia de sus condiciones personales o sociales, que nos lleva a tener una sana convivencia, que es parte de las necesidades del ser humano, la cual, nos permite mantener la armonía, sin demeritar el valor que cada persona tiene.

De igual forma, el respeto, valor y virtud característicos de toda convivencia positiva se deriva directamente de la dignidad de la persona, es la forma de llevar a la práctica la consideración de la dignidad humana.

Cuando establecemos cualquier tipo de comunicación con otra persona, la primera premisa es aceptar su dignidad como tal, sin prejuicios ni discriminaciones, y entender que puedan tener pensamientos y opiniones distintos a los nuestros. Esto no implica que no podamos discutir o combatir estas opiniones, pero siempre respetando a la persona.

*Con información de: diainternacionalde.com | ohchr.org