¿SABÍAS QUE EL USO EL CUBREBOCAS TIENE EFECTOS PSICOLÓGICOS?

Foto: Deposit Fotos

Toluca, Estado de México, 16 de noviembre de 2021.

Con la llegada de la pandemia, el uso de cubrebocas se ha hecho obligatorio, aunque algunas personas se rehúsan a llevarlo puesto, pese a que este ha servido como una barrera de protección para evitar los contagios de COVID-19.

Y aunque algunos especialistas han señalado que la mascarilla no protege al 100% contra el nuevo coronavirus que es microscópico, hay mucha gente que lo usa como una medida de protección emocional.

Sí, esto debido al pánico que causa una emergencia sanitaria y el miedo de contagiarse, por lo que algunos especialistas señalan que si la gente está comprando cubrebocas, está tratando de protegerse, porque están preocupados, pero no en pánico.

De acuerdo con los psicólogos, si hay desabastecimiento de cubrebocas y los ciudadanos elaboran sus mascarillas en casa, es que aún no hay pánico; pero es probable que se llegue a esa etapa de angustia en unas semanas, de pánico colectivo, donde todo es impredecible, por lo que habrá familias que se desborden y no sepan qué hacer.

Jorge Álvarez Martínez, profesor de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México y jefe del programa de Interacción de Crisis de la máxima casa de estudios, señaló lo anterior y abundó que esto se debe a que los seres humanos tienden a creer lo malo antes que lo bueno.

Pero hay quienes reniegan y se rehúsan a usarlo; según Steven Taylor, psicólogo y autor de La psicología de las pandemias, esto por tres razones:

La libertad: esto por la imposición de una prenda, ya que por muy preventiva que sea, choca con la ansiada libertad de decisión y se puede interpretar como una molesta injerencia del estado.

Foto: Teleprogreso

La vulnerabilidad: Este es más un factor personal, porque llevar mascarilla denotaría y señalaría vulnerabilidad de cara a los demás. Quienes más se sienten vulnerables son los hombres, porque al llevar mascarilla se tiene la sensación de ser débiles al mundo.

“Llevar una máscara es tan obvio como decir soy un gato asustadizo”, dijo el psicólogo, David Abrams.

Foto: Aerosol Medical Systems

La confusión: Aunque tenemos certeza sobre las mascarillas, sabemos que ayudan a reducir los contagios en entornos cerrados y en espacios de socialización mal ventilados; pero aún hay dudas más que razonables sobre su efectividad y conveniencia al aire libre, sobre todo porque las autoridades sanitarias han hecho énfasis en que el volumen de contagios en los exteriores es muy bajo.

Foto: El Correo

Pero según los expertos, la ambivalencia de mensajes puede provocar que muchas personas decidan optar por lo más cómodo o lo que les conviene, por lo que, confundidos y condicionados por sus propios sesgos, deciden no usar las mascarillas.

En resumen, los psicólogos aseguran que la represión de los sentimientos que causa el cubrebocas, produce bloqueos emocionales, ansiedad, desafección y depresión.

*Con información de: tvunam,mx / entiemposdealetheia.com/ y elpais.com