MURIÓ FREDERIK DE KLERK, ÚLTIMO PRESIDENTE BLANCO DE SUDÁFRICA

En 1993 compartió el premio Nobel de la Paz con Nelson Mandela.

Foto: Redes
Toluca, Estado de México, 11 de noviembre de 2021.-

El último presidente blanco de Sudáfrica, Frederik Willem de Klerk murió víctima de un cáncer a los 85 años de edad. La noticia de su deceso fue anunciada por la fundación del exmandatario este jueves.

Es con la mayor tristeza que la Fundación FW de Klerk anuncia el deceso del expresidente FW de Klerk de forma apacible en su domicilio de Fresnaye (un suburbio de Ciudad del Cabo, en el suroeste de Sudáfrica) esta mañana tras haber luchado contra un cáncer mesotelioma“, dice un comunicado emitido por la entidad.

Fue una personalidad controvertida en Sudáfrica, donde muchos le atribuyeron hechos de violencia contra los sudafricanos negros y los activistas contra el apartheid durante su presidencia, mientras que algunos blancos lo consideraron traidor por sus esfuerzos para poner fin al apartheid.

El 2 de febrero de 1990, en un discurso ante el Parlamento, De Klerk anunció que Mandela quedaría en libertad luego de 27 años de prisión. El anuncio sacudió a un país que desde hacía décadas sufría el escarnio y sanciones de buena parte del mundo debido a su brutal sistema de discriminación racial, llamado apartheid.

“Llegó la hora de las negociaciones”, declaró en la apertura de la sesión en el Parlamento, anunciando la liberación incondicional de Nelson Mandela y el levantamiento de la prohibición de los partidos anti-apartheid.

Esta decisión lanzó el proceso de transición que dio lugar cuatro años más tarde a la celebración de las primeras elecciones multirraciales en la historia del país, ganadas por Mandela.

Los dos hombres recibieron de manera conjunta el Premio Nobel en 1993 por “sus esfuerzos tendientes a la desaparición pacífica del régimen del apartheid y al establecimiento de una nueva Sudáfrica democrática”.

Veinte años más tarde, FW De Klerk estimó que su decisión había permitido evitar “una catástrofe”, sacado a los blancos de su “aislamiento y su culpabilidad” y permitiendo a los negros acceder a “la dignidad y la igualdad”.

FW De Klerk acompañó durante dos años la joven democracia convirtiéndose en vicepresidente del primer mandatario negro en el país. Pero renunció en 1996, reprochando que la nueva Constitución no garantizaba que los blancos pudiesen continuar compartiendo el poder.

Al año siguiente abandonó la presidencia de su Partido Nacional e inició su retirada de la vida política.

Con información de: El Financiero | El Mundo