¿CÓMO PUEDE EL CAMBIO DE HORARIO AFECTAR TU SALUD?

Ciudad de México, 29 de octubre de 2021.

Adaptarse al cambio de horario no es una situación fácil para todos, incluso algunas personas pueden, durante este proceso, sufrir depresión, ansiedad, cansancio, y hasta un infarto.

Este fin de semana terminará el Horario de Verano, por lo que deberemos de retrasar una hora el reloj.

De acuerdo con expertos en salud, los cambios en nuestros horarios de comidas, de sueño y hasta de ocio puede traer consecuencias importantes para la salud.

Esto debido a que se modifican los ritmos circadianos, que son los ciclos naturales de cambios físicos, psíquicos y conductuales que experimenta el organismo en un ciclo de 24 horas.

Estos ritmos se ven afectados principalmente por los ciclos de luz y de la oscuridad; de ahí que, pueden influir en muchas de las funciones del cuerpo humano, como la presión arterial, los ciclos de sueño-vigilia, la temperatura corporal y la producción de hormonas.

Los especialistas de salud aseguran que al cambiar, aunque sea una hora al día el horario, pueden aparecer efectos en la salud de las personas.

Leticia Pérez del Tío, psicóloga-neuropsicóloga del Hospital Vithas Madrid Aravaca, asegura que algunos estudios hablan de una relación directa entre el cambio de hora y el aumento de la incidencia de accidentes cerebrovasculares isquémicos, justo los días después y otros investigadores lo relacionan con un aumento de la ansiedad o la depresión.

Con el término del horario de verano, se reducen las horas de luz al día, provocando, entre otras cosas, un aumento de la producción de melatonina, que es la hormona que interviene en la regulación del sueño.

Y el cambio de horarios también surte efectos en el apetito, porque la serotonina es un neurotransmisor que se sintetiza en el cerebro a partir del triptófano, que es un aminoácido esencial que se asimila mejor en presencia de carbohidratos. Los contenidos de triptófano y, por tanto, de serotonina en el hipotálamo tienen una variación estacional, disminuyendo en invierno.

Y como la serotonina hipotalámica regula el apetito y satisfacción, esto podría explicar el hecho de que durante el invierno se tenga mayor apetencia por carbohidratos y si los ingerimos en exceso puede aumentar el riesgo de sobrepeso.

La buena noticia es que estos efectos del cambio de horario no suelen durar mucho tiempo, por lo que la mayoría de las personas se adaptan rápidamente.

Para adaptarte al cambio de horario los expertos recomiendan:

  • Anticiparse al cambio de horario adelantando la hora de cenar y de acostarse 15 minutos cada día hasta completar la hora de diferencia.
  • Beneficiarse de la luz natural dando un paseo de 30 minutos todos los días por la mañana, cuando se tenga máxima luz solar.
  • No usar ningún tipo de pantallas al menos dos horas antes de irse a dormir, ya que la luz azul de las pantallas inhibe la producción de la melatonina y, por tanto, dificulta el sueño.
  • Mantén horarios de actividad física y comidas regulares y de una dieta equilibrada.
  • Cuida la higiene del sueño, es decir, duerme 8 horas cada noche.

*Con información de: CuídatePlus