¡RESPETA LA SANA DISTANCIA CON LAS PANTALLAS! ESTO RECOMIENDA ESPECIALISTA OFTALMÓLOGO

Es imperativo descansar el aparato visual ante el uso de dispositivos electrónicos: Ricardo Abrego Ayala, cirujano oftalmólogo.

Foto Istockphoto

Toluca, Estado de México; 14 de octubre de 2021.-

La pandemia por Covid-19 trajo nuevas formas de realizar las actividades cotidianas. El distanciamiento social obligó a encontrar métodos de convivencia, trabajo y estudio que permitieran el aislamiento en casa y sobrellevar de la manera más eficiente posible las dinámicas de las personas, lo que ha traído consecuencias negativas en materia de salud más allá de la propia infección por el virus Sars-Cov2.

En un hecho sin precedentes en la historia, los dispositivos electrónicos de comunicación son utilizados de manera masiva y prolongada arrastrando consigo serios problemas de salud visual para los usuarios. En este Día Mundial de la Salud Visual, el especialista Ricardo Abrego Ayala compartió con AMX Noticias algunas afectaciones comunes derivadas del uso excesivo de celulares, computadoras y pantallas, así como las estrategias que podemos seguir para enfrentarlas.

Actividades como las clases en línea, el trabajo remoto o manualidades y pasatiempos como coser, tejer o leer implican una actividad visual intensa y prolongada. Por lo que la salud de los ojos de pequeños y adultos podría estar en riesgo.

Una de las alteraciones más comunes es el llamado Síndrome de Ojo Seco o disfunción de la película lagrimal. Este se puede deber a que, al fijar la vista de manera continua sobre la pantalla electrónica, o sobre algún texto, disminuye el número de veces que parpadeamos”, explica el también miembro de la Sociedad Mexicana de Oftalmología, Abrego Ayala.

El especialista indica que lo normal es que el parpadeo sea de 16 a 18 veces por minuto, pero que esta frecuencia baja a la mitad o menos de 4 o 5 veces por minuto cuando se realizan las actividades referidas.

Esto va a condicionar gran resequedad, pues no se distribuye correctamente la lagrima, por lo que el paciente notará visión borrosa, ardor, enrojecimiento o lagrimeo reflejo y el aparato visual trata de compensar esta irritación aumentando los componentes de la lagrima, como son grasa, agua y mucosidad, lo que producirá secreción parecida a las conjuntivitis bacterianas”, indicó.

Sin embargo, las consecuencias en materia de salud visual no son solo para ojos maduros. El especialista resalta que hay usuarios que aun no tienen la agudez visual adecuada para determinadas actividades, como el uso de pantallas, y que, al forzar la vista durante varias horas en los puntos pequeños formados por pixeles de las imágenes, tendrán irritación crónica.

Foto Istockphoto

Ante ello, el ex Jefe de Servicio del Hospital de Especialidades del Centro Médico Nacional Siglo XXI del IMSS, indica que estas personas podrían necesitar lentes, especialmente aquellos complementados con filtros contra la luz azul; aunque, en relación con el dolor ocular que algunos pacientes presentan después de horas de uso de estos dispositivos, habría que descartar diversas causas durante la exploración médica con el especialista, incluyendo la necesidad de lubricantes oculares.

El doctor Abrego Ayala, quien también es miembro del Consejo Mexicano de Oftalmología, proporcionó algunas estrategias que ayudarán a los usuarios de dispositivos electrónicos a cuidar sus ojos.

Se sugiere una buena iluminación en el área de trabajo, tamaños de la fuente entre 12 y 14 puntos. Los celulares, tabletas y computadoras personales se deben enfocar a 30 centímetros”, explicó.

Respecto de la televisión, el especialista compartió las siguientes sugerencias de la distancia mínima que debe tener el aparato de nuestros ojos:

40 pulgadas 2.5 m
50 pulgadas  3.2 m
55 pulgadas 3.8 m
60 pulgadas 5 m
65 pulgadas 5.8 m

Respecto de los más pequeños del hogar, la Academia Americana de Pediatría recomienda evitar la exposición de bebés de 0 a 18 meses de edad a las pantallas. Para los niños de 18 a 24 meses se recomienda un uso únicamente de 30 minutos; para los de 2 a 5 años se sugiere un uso solo de una hora al día; y de 6 años en adelante, los pequeños deben tener un equilibrio entre las necesidades académicas, diversión y descanso sin que el uso de pantallas supere las 6 horas al día.

El no respetar las distancias o rebasar los horarios va a producir aumento en la acomodación o convergencia, lo que puede condicionar miopía y estrabismo”, advierte.

Dr. Ricardo Abrego Ayala, miembro de la Sociedad Mexicana de Oftalmología.

Finalmente, el recordatorio que todos debemos hacernos a diario es que no es opcional descansar el aparato visual; es imperativo. “Son necesarias 8 horas de sueño para regenerar las superficies oculares y palpebrales”. Asimismo, el doctor Ricardo Abrego exhortó a los usuarios a seguir la estrategia de 20/20, que consiste en descansar cada 20 minutos y ver la distancia más lejana que se pueda al menos 20 segundos, se puede agregar el cerrar los ojos otros 20 segundos.

Para concluir, el especialista reiteró el llamado a la población a acudir con su médico oftalmólogo al menos una vez al año o, si se tiene una molestia, hacerlo cuando antes.

Laura Esquivel Arce.