EL CÁNCER NO DEBE SER UN IMPEDIMENTO PARA DISFRUTAR NUESTRA SEXUALIDAD

FOTO: doctoraki.com

*La sexualidad de una persona puede verse afectada por el cáncer y su tratamiento.

Toluca, Estado de México, 13 de octubre de 2021.-

El sexo, la sexualidad y la intimidad son tan importantes para las personas con cáncer como lo son para las personas que no tienen cáncer. De hecho, se ha demostrado que la sexualidad y la intimidad ayudan a las personas que enfrentan el cáncer sobrellevando los sentimientos de angustia y a pasar por el tratamiento.

No obstante, la realidad es que los órganos sexuales, el deseo sexual (impulso sexual o libido), la función sexual, el bienestar y la imagen corporal de una persona pueden verse afectados por el cáncer y su tratamiento. También pueden afectar la forma en que una persona muestra sexualidad.

                         FOTO: doctoraki.com

¿Cómo afecta el cáncer la sexualidad?

Los efectos secundarios físicos y psicológicos del cáncer y los tratamientos, a menudo desarrollan problemas sexuales. Algunas cirugías y tratamientos pueden tener un efecto sobre la sexualidad, el deseo sexual y la función sexual de una persona.

Otros pueden afectar el funcionamiento de determinadas partes del cuerpo, cambiar los niveles hormonales o dañar la función nerviosa que puede causar cambios en la función sexual de una persona.

Determinados tipos de tratamientos tienen efectos secundarios como cansancio, náuseas, problemas intestinales o de vejiga, dolor, problemas en la piel u otros cambios en la apariencia que podrían causar dificultades con la sexualidad.

Algunos problemas sexuales mejoran o desaparecen con el tiempo; sin embargo, otros son duraderos y pueden ser de por vida.

¿Qué hacer para disfrutar mi sexualidad, si tengo cáncer?

Es muy importante que hable con su equipo de atención médica sobre qué debe esperar y que siga hablando sobre lo que está cambiando o lo que ha cambiado en su vida sexual en tanto pasa por procedimientos, tratamientos y cuidados de seguimiento.

No asuma que su médico o enfermera le preguntará sobre estas u otras preocupaciones referentes a la sexualidad. Muchos estudios han encontrado que los médicos, las enfermeras y otros miembros de un equipo de atención médica no siempre preguntan sobre la sexualidad durante las revisiones y las visitas de tratamiento.

Si usted es un hombre o una mujer transgénero, será necesario que les proporcione una lista de cualquier procedimiento que haya tenido o de las hormonas u otros medicamentos que haya tomado o que esté tomando para su transición.

Lo más importante, hable con su pareja. Recuerde que el cariño, el afecto, la proximidad física y emocional son tan necesarios y gratificadores como cualquier otro aspecto de su relación. Si ambos se sienten cómodos, también podría ser una buena idea incluir a su pareja cuando hable con su equipo de atención médica.

                      FOTO: Piqsels

Hablar con otras personas, tales como amigos, familiares y otros sobrevivientes de cáncer puede ser de ayuda. Sin embargo, es importante recordar que cada persona es diferente y la experiencia de una persona puede ser muy diferente a la suya. No todas las personas se ven afectadas de la misma manera por el cáncer o su tratamiento.

Los distintos tipos de cáncer y los tratamientos tienen distintos efectos secundarios; asimismo, la forma en que un cuerpo reacciona puede ser mejor o peor dependiendo de otros problemas de salud.

Para personas encargadas del cuidado del paciente y parejas

Antes de la cirugía o el tratamiento

Antes de la cirugía y otros tratamientos, los pacientes y sus parejas necesitan saber sobre los posibles cambios que podrían afectar una determinada parte del cuerpo, o sus órganos sexuales, la sexualidad y la función sexual. Tener estas conversaciones por adelantado puede ayudarle a saber qué debe esperar.

Durante el tratamiento

Es importante seguir hablando con su equipo de atención médica a medida que avanza en la fase del tratamiento. O bien, si no habló sobre la sexualidad antes de la cirugía o el tratamiento, puede comenzar a hablar al respecto durante las visitas del tratamiento, aún si su médico o enfermera no plantean el tema. Incluya a su pareja, si se siente cómodo haciéndolo.

Después del tratamiento

Es posible que las personas que han terminado el tratamiento contra el cáncer tengan problemas persistentes con la sexualidad, y algunos de ellos podrían durar toda la vida.

Estos problemas también pueden afectar las relaciones. Asegúrese de seguir informando los problemas y de hacer preguntas durante las visitas de seguimiento.

Con información de: www.cancer.org/