¿POR QUÉ HACE MUCHO CALOR EN OTOÑO?

Especialista de la UNAM expuso que esta situación tiene que ver con el calentamiento global de la Tierra,

calentamiento Foto:@luciensqueen

Ciudad de México, 12 de octubre de 2021.-

El otoño ha llegado: las lluvias empiezan a cesar, las hojas de los árboles empiezan a caer, el frío del invierno se aproxima, espera ¿frío? A pesar de que una de las características de esta estación del año es que la temperatura disminuya, en los últimos días hemos visto que hace un calor que ni en verano se sentían, pero por qué pasa esto.

Antes de empezar, hay que entender que cuando llega el otoño, se reduce progresivamente el tiempo de insolación en nuestro hemisferio, es decir la suma de intervalos de tiempo durante los cuales la radiación solar directa supera el umbral, lo cual induce cambios importantes en la circulación atmosférica.

Uno de estos cambios es que el aire frío comience a irse hacia el sur, lo cual limitará las incursiones hacia el norte del aire cálido subtropical. Cuando esto ocurre se empieza a percibir el final del verano, pero esta transición entre verano y otoño no es suave, sino que viene caracterizada por grandes oscilaciones térmicas, es decir, diferencia de temperaturas.

Lo que sucede a inicios del otoño, es que esas oscilaciones térmicas son el resultado de las últimas resistencias del aire subtropical al aire polar que viene del norte hacia el sur, antes de que este último gane definitivamente la batalla.

La culpa del calor es… del calentamiento global

Estas oscilaciones térmicas siempre han ocurrido; sin embargo, se han prolongado debido a la consecuencia del calentamiento global, cuyos efectos son especialmente causados en las regiones polares del hemisferio norte, donde la pérdida del hielo es una realidad, en la que hemos visto glaciares enormes romperse.

calentamiento
Foto:@NelsonBermejo

Paulina Ordoñez Pérez, investigadora del Centro de Ciencias Atmosféricas de la UNAM, explicó que llevamos alrededor de 40 años por arriba de la temperatura, pero nunca por debajo.

Lo natural sería, prosiguió, la existencia de fluctuaciones, años más cálidos o fríos, por encima o debajo de la media, “pero en este caso se van superando récords y en las últimas décadas las temperaturas son cada vez más elevadas”.

La especialista expuso esa situación tiene que ver con el calentamiento global de la Tierra; no hay duda. Aunado a ello también influyen las oscilaciones o variabilidad natural del sistema climático.

Ahora mismo está en su fase cálida y eso también influye; se ha demostrado que esa oscilación contribuye a que el verano sea más largo, que empiece antes y termine después. Eso contribuye a que haga más calor de lo normal”, precisó.

Eso ocurre a pesar de que también se registra La Niña, es decir, la fase fría del fenómeno El Niño –Oscilación del Sur o ENSO–, que normalmente contribuye a que haya temperaturas menos elevadas en el año en que se presenta.

Con información de: Milenio