ÁFRICA BUSCA PRODUCIR SUS PROPIAS VACUNAS CONTRA EL COVID-19

Sudáfrica es el primer país africano en llevar a cabo una parte del proceso.

Foto: Reuters
África, 27 de agosto 2021.-
África está inmersa en una carrera contra reloj para producir sus propias vacunas contra el Covid-19, debido a que tan solo el 3% de su población esta vacunada, así como al acaparamiento de dosis por los países ricos y en un contexto de fuerte dependencia exterior.
Sudáfrica ya es el primer país africano en llevar a cabo una parte del proceso, el fill and finish (rellenado y acabado, las últimas fases de fabricación, en concreto de los medicamentos de Pfizer y Johnson & Johnson), y Egipto, Marruecos y Argelia pretenden imitar al país austral este año, pero para alcanzar la soberanía vacunal la idea es fabricarlas de principio a fin la dosis.
Foto: @adn40
Cuando el mundo empezó a vacunarse contra el Covid-19 el pasado mes de diciembre una cosa quedó clara: los países pobres se iban a quedar atrás. Pese a todos sus esfuerzos, ni siquiera la iniciativa público-privada Covax, lanzada por Naciones Unidas y la Organización Mundial de la Salud, entre otros, ha podido reducir la brecha.
El problema va mucho más allá de esta pandemia, ya que solo el 99% de las vacunas que se administran en África proceden del exterior.
En abril, la Unión Africana lanzó el reto de aquí a 2040, donde el continente debe producir al menos el 60% de sus vacunas de Covid-19. En Sudáfrica, con su presidente Cyril Ramaphosa liderando esta batalla, tienen los mejores cimientos: la compañía Aspen Pharma ya está produciendo la vacuna de Johnson & Johnson. Fernando Albericio, doctor en Química Orgánica que trabaja en la Universidad de Kwazulu-Natal (Durban), explica que “este es uno de los pocos países del mundo que tiene esa capacidad. Aspen Pharma es una compañía que tiene todos los estándares y la credibilidad para producir vacunas bajo patentes de otras empresas farmacéuticas. Y se van a empezar a distribuir antes de que acabe el año”.
Foto: @Milenio
La intención de Sudáfrica es tener un manejo completo de la producción de la vacuna, la sustancia y el producto farmacológico”, prosigue Tippoo, “como ya ha demostrado Aspen, la infraestructura existe y está funcionando, muchos millones de dosis ya han sido producidas en sus instalaciones. En Biovac, las instalaciones también están preparadas para tener una capacidad completa en 2023 con una producción de 100 millones de dosis al año. Lo que debe construirse en los próximos seis meses es la infraestructura para almacenar las vacunas, porque la vacuna Pfizer requiere estar a una temperatura de menos 70 grados”.
Eso es lo que pretende conseguir, también en Sudáfrica, la empresa Biovac. Patrick Tippoo, jefe de Ciencia e Innovación de la compañía y director ejecutivo de la Iniciativa Africana de Fabricación de Vacunas, asegura que trabajan con el objetivo de 2023.
Hay dos iniciativas en las que Biovac está involucrada. Por un lado, el acuerdo de rellenado y acabado con Pfizer cuya producción estará destinada únicamente al continente africano; y por el otro, el centro de transferencia de tecnología de la OMS y Covax para la vacuna Covid mRNA [de ARN mensajero], que sí que es una producción completa: desde sus componentes al producto”.
Con información: El País.