¿SABES QUÉ SE ESCONDE BAJO LAS SÁBANAS? CONOCE LO QUE HABITA EN TU CAMA

FOTO: PIXABAY

Nuestras camas pueden albergar una vasta variedad de especies bacterianas.

Toluca, Estado de México, 16 de agosto de 2021.-
Después de un día de trabajo, escuela y las múltiples actividades que hacemos día a día, meterse a la cama para descansar es uno de los mayores placeres de la vida, pero, tal vez te gustaría saber que tu cama no es muy diferente a una placa Petri de laboratorio.

                    FOTO: PIXABAY

La combinación de sudor, saliva, caspa, células cutáneas muertas y hasta partículas de comida hacen que ese entorno sea óptimo para que crezcan una gran cantidad de gérmenes como bacterias, hongos, virus e incluso pequeños insectos.
Estas son algunas de las cosas que se esconden debajo de nuestras sábanas.
Bacterias

                        FOTO: PIXNIO

Nuestras camas pueden albergar una vasta variedad de especies bacterianas.
Por ejemplo, estudios que analizaron la ropa de cama de hospitales encontraron que las bacterias estafilococos eran comunes.
Estas bacterias son típicamente inofensivas, pero pueden producir enfermedades serias si penetran el cuerpo a través de una herida abierta.

Ciertos tipos de estafilococo pueden ser más nocivos que otros, que pueden producir infecciones cutáneas, pulmonía y agravar el acné.

Otras bacterias similares, conocidas como bacterias gramnegativas, también son comunes y presentan un serio problema a la salud pues son altamente resistentes a los antibióticos y pueden causar serias infecciones humanas, incluyendo infecciones urinarias, pulmonía, diarrea, meningitis y septicemia si logran entrar en el cuerpo.

Insectos

                       FOTO: PXFUEL

Mientras duermes tu piel suelta unos 500 millones de células en la cama al día. Estas células cutáneas pueden atraer y ser devoradas por ácaros microscópicos. Estos ácaros y sus heces pueden generar alergias y hasta asma.

Las chinches también pueden ser un peligro. Aunque estos pequeños insectos (de unos 5 mm), que se sepa, no transmiten enfermedades, pueden causar ronchas rojas que pican, al tiempo que una variedad de efectos de salud mental, incluyendo ansiedad, insomnio y alergias.

Estos insectos pueden ser introducidos a las casas en superficies suaves, como la ropa o mochilas, o por miembros de la familia.

El lavado y secado de la ropa de cama a altas temperaturas (unos 55 ºC) mata los ácaros, pero las chinches tienen que ser exterminadas profesionalmente.

Gérmenes del hogar

                    FOTO: PIXABAY

Los gérmenes de objetos caseros como la ropa, las toallas, el retrete o bañera, superficies de la cocina, o hasta mascotas, también se pueden llevar la cama.

Las toallas de baño y cocina son receptáculos de varias especies bacterianas, incluyendo el estafilococo áureo y E. coli.

Enfermedades como la gonorrea pueden ser transmitidas por medio de toallas o ropa de cama contaminadas.

Diferentes especies microbianas pueden sobrevivir en telas durante variados períodos de tiempo, causando varios tipos de infecciones.

¿Cómo combatir este problema?

• Sin duda, tener una buena higiene de la cama, ayuda a combatir las bacterias y bichos que en ella se arrojan. Aquí te dejamos algunas recomendaciones.

• Como no podemos lavar las sábanas todos los días, algo que puedes hacer es airear las sábanas cada mañana. Retira el edredón (o las cobijas) para que las sábanas respiren antes de hacer la cama.

• Ponerle una cubierta lavable a tu colchón —y lavarla cada una o dos semana es una buena opción, pues es difícil lavarlos.

                    FOTO: PXFUEL

• Aspirar el colchón y la base de la cama todos los meses también ayuda a eliminar alérgenos y polvo. Voltea el colchón frecuentemente o compra uno nuevo si este tiene más de 10 años.

• Lavar la ropa de cama todas las semanas (o con mayor frecuencia, si es posible), especialmente si pasas mucho tiempo en cama o sudas mucho de noche. Toda la ropa de cama debe ser lavada en temperaturas de mediana a alta (entre 40 ºC y 60 ºC) para matar efectivamente los gérmenes.

• Es recomendable cambiar las fundas de las almohadas cada dos o tres días.

• El ducharse antes de ir a dormir, evitar las siestas, no acostarse sudoroso, quitarse el maquillaje y abstenerse de usar lociones, cremas y aceites antes de ir a la cama pueden todos ayudar a mantener la ropa de cama más limpia entre lavados.

• Evitar comer o beber en la cama, no dejar que las mascotas se suban y retirar los calcetines usados también puede ayudar.

                FOTO: PXFUEL

Con información de: BBC