FISCALÍA DE LA CDMX SOLICITA ÓRDENES DE APREHENSIÓN CONTRA SAÚL HUERTA Y MAURICIO TOLEDO

El primero por abuso sexual y violación en contra de menores de edad, mientras que Toledo por enriquecimiento ilícito.

Foto: Notimex

Ciudad de México, 12 de agosto de 2021.

La fiscal general de Justicia de la Ciudad de México, Ernestina Godoy Ramos, informó que ya solicitó las órdenes de aprehensión en contra de los ex diputados de Morena, Saúl Huerta, y del PT, Mauricio Toledo, quienes este día fueron desaforados por la Cámara de Diputados para que enfrenten el proceso penal en su contra.

En un breve video mensaje, la fiscal Ernestina Godoy dijo que ambos diputados están acusados de delitos graves, por lo que garantizó que la Fiscalía a su cargo buscará todos los medios para lograr su detención.

En el caso de Toledo, él mismo confirmó públicamente en una carta que viajó a Chile; sin embargo, aseguró que su salida del país no está relacionada con el proceso de desafuero, sino con compromisos previamente contraídos. En el caso de Saúl Huerta su paradero es desconocido.

Ernestina Godoy dijo que tras el desafuero de ambos legisladores federales, la Fiscalía presentó la acusación formal en su contra ante un juez de control, misma que giraron orden de aprehensión en ambos casos, a efecto de ser presentados de inmediato.

La funcionaria destacó que tanto Huerta, como Toledo son acusados de delitos graves. El primero de abuso sexual agravado y violación en contra de menores de edad, mientras que Toledo por el delito de enriquecimiento ilícito.

Ernestina Godoy dijo que se han activado los mecanismos de colaboración, tanto con la Fiscalía General de la República como de las entidades para localizar y presentar a los imputados lo antes posible.

Utilizaremos todos los medios legales para cumplir con las órdenes de aprehensión”, sostuvo la fiscal, al tiempo que destacó el compromiso de esa dependencia con los habitantes de la Ciudad de México. “No toleraremos más abusos de quienes pretender esconderse al amparo de la política”, concluyó.

Con información de: El Economista