HACE 20 DE AÑOS SE DESCUBRIÓ EL PRIMER POEMA DE SOR JUANA INÉS DE LA CRUZ

Toluca, Estado de México; 04 de agosto de 2021.

El escrito “Loa al Santísimo Sacramento” es considerado el primer poema escrito por Sor Juana Inés de la Cruz, el cual plasmó en papel a los 8 años de edad.

Fue el historiador Augusto Vallejo Villa, quien localizó, el 4 de agosto de 2001, el primer poema escrito por la Décima Musa en náhuatl y el cual ha sido traducido al español.

En este poema la décima musa narra la realidad de la región de los volcanes Popocatépetl y el Iztaccíhuatl en el siglo XVII y los rituales de montaña que se practicaban y aún se practican ahí.

La loa está escrita en versos octosílabos con rima asonante, como los romances, y maneja una escritura satírica y seria.

              Foto del poema

En uno de los versos escritos en una mezcla de náhuatl y español, la también conocida como Fénix de América, “aplaude la fineza que el Señor hizo en quedarse sacramentado con los hombres”.

¿Quién fue Sor Juana Inés de la Cruz?

Juana Inés de Asbaje y Ramírez de Santillana, nació en 1648, en San Miguel Nepantla, en el municipio mexiquense de Tepetlixpa.

Fue una monja, por eso recibió el nombre de Sor Juana Inés de la Cruz, además de una escritora que dio mucho de qué hablar en su tiempo.

 Desde pequeña se le consideró como una niña muy inteligente, curiosa y activa, además de un caso prodigio, pues aprendió a leer y a escribir a los 3 años de edad, cuando la mayoría de los niños logran ambas cosas pasados los 5 años y en aquella época muchos niños no iban a la escuela.

Algunos historiadores cuentan que en la época de Sor Juana Inés de la Cruz, las mujeres se casaban jóvenes, pero lo que la Décima Musa prefirió fue entrar a un convento para no casarse sin estar enamorada y para poder seguir estudiando.

Esto le permitió continuar con sus estudios en lugar de tener que mantenerse en casa.

             Sor Juana Inés de la Cruz

A pesar de las críticas y amenazas por invitar a reflexionar sobre la religión, siguió escribiendo música, poesía, obras teatrales y hasta realizó experimentos científicos.

Fue una precursora en la literatura y filosofía femenil, pero tras luchar contra tantas críticas la orilló a vender todos sus libros y le dio ese dinero a los más pobres para dedicarse el resto de sus días a ser monja.

Sor Juana Inés de la Cruz murió enferma de peste en la Ciudad de México, en el año 1695.

Con información de: Letras Libres – Bosques de Fantasía