¿QUÉ ES MEJOR LA SOLEDAD O INTENTAR MANTENER UN NO AMOR A NUESTRO LADO?

Foto Principal / fuente REPIK-ABC-KALNAPAIR

Toluca, Estado de México; 27 de julio de 2021.

¿Será verdad el dicho de “mejor solos que mal acompañados”? ¿Vale la pena mantener un relación en la que reinan sentimientos negativos que se apoderan de la libertad emocional de sus miembros? ¿Cuántos de nosotros preferimos mantener una “mala relación” por miedo a la soledad?.

Desde pequeños frases como “no puedo vivir sin ti”, “sin ti mi vida no tendría sentido”, “si me faltas me muero” y otras más, nos enseñan a que eso es el verdadero amor y nos llevan a caer en malas relaciones, o como se les llama actualmente “relaciones tóxicas”.

             Foto 1 / Fuente sersaludables.org

Esas frases provocan una escalada de presiones y de exigencias sobre la otra persona y sobre la relación en sí que puede llegar a someternos, a mermar nuestro yo interno y en ocasiones provoca daños a nuestra salud.

De acuerdo con la doctora, Luz de Lourdes Eguiluz, investigadora y docente de la Facultad de Estudios Superiores Iztacala de la Universidad Autónoma de México (UNAM), las personas que tienen una mala relación de pareja, son personas que se enferman más, personas que han sido operadas del corazón, cuando tienen una buena relación de pareja, tienen menos problemas en su recuperación que las personas que tienen una mala relación o que viven solas.

La también maestra en terapia familiar y doctora en investigación psicológica, señala que las relaciones interpersonales sanas son importantísimas para la salud de una persona, tanto a nivel físico como emocional: “Estamos haciendo investigaciones en torno a la salud mental y las relaciones de pareja, y hemos encontrado que las buenas relaciones familiares son salutogénicas, es decir, que promueven la salud física”.

              Foto 2/ Fuente fundacionunam.org

Cuando una persona se enfrenta a una relación insana, le toca reaprender algo que tendría que tener muy claro: “la única persona a la que necesitamos para vivir somos nosotros mismos. Ni más ni menos, esto es bastante simple. No hay amor sin amor propio”.

Pero ¿Qué nos ata a una mala relación? La respuesta más común es el miedo a la soledad, hombres y mujeres no saben estar solos, además para muchos, el estar sin una pareja es sinónimo de infelicidad, de tristeza e incluso de falta de salud mental y los lleva a soportar todo tipo de sufrimientos para evitar la separación.

Desde que somos pequeños la sociedad nos enseña que debemos tener compañía para ser una persona completa y disfrutar de la vida, por ello conforme pasan los años nos da miedo estar solos, la ansiedad de no tener a nuestro lado a una pareja para no sentirnos solos nos puede llevar a una mala relación.

              Foto 3 / fuente desansiedad.com

Los humanos tendemos a sentirnos incapaces de hacernos cargo de nosotros mismos, por lo que la consecuencia más directa de ese pensamiento es la necesidad de buscar a alguien que nos proteja y olvidamos que antes de establecer una relación amorosa, es fundamental aprender a disfrutar de la soledad y perderle el miedo.

Si no sabemos estar con nosotros mismos, corremos el riesgo de establecer relaciones de dependencia, basadas en el apego y el miedo a la soledad.

¿Es difícil no temerle a la soledad? Para muchas personas sí, pero la mejor manera de acabar con ese miedo es comenzando a estarlo, arriesgándonos a sentir, a conocernos y a caminar sin ayuda. Saber estar en soledad, nos enseña a establecer relaciones más sanas, sin dependencia ni apegos. Relaciones basadas en el amor, el respeto y la tolerancia.

No hay olvidar que primero debemos amarnos a nosotros mismos para después amar a alguien, pero también es válido decidir no hacer una vida en pareja, lo importante es no caer en una mala relación, primero debe estar nuestra salud física y mental.

              Foto 4/ Foto W Radio

Sea como sea, para enamorarnos de los demás, primero hemos de hacerlo de nuestro autoconcepto. Esto nos conducirá a alcanzar el equilibrio interior dentro de la soledad. Sin duda, una gran compañera de viaje con la que todos deberíamos hablar en el transcurso de nuestro trayecto vital.

Con información de Gaceta UNAM || lamenteesmaravillosa.com