EEUU AÚN NO CONSIDERA NECESARIA UNA TERCERA DOSIS DE PFIZER

La semana pasada la farmaceútica anunció que iba a pedir a las autoridades sanitarias, autorización para administrar una tercera dosis.

Foto: Twitter/@LANACION

Estados Unidos, 13 de julio de 2021.-

Por el momento, la Administración de Joe Biden considera que no es necesario aplicar una tercera dosis de refuerzo a los vacunados con el fármaco de Pfizer, tal y como ha solicitado la compañía estadounidense, y esperará a que se realicen más estudios al respecto para tomar una decisión final.

Representantes de Pfizer presentaron a los responsables de salud de EU, en una reunión celebrada el lunes, algunos informes preliminares sobre la vacuna que comercializan y la necesidad de una tercera inyección para quienes hayan sido inoculados con ella, de acuerdo con medios locales.

La semana pasada la farmaceútica anunció que iba a pedir a la Administración de Alimentos y Fármacos (FDA) de Estados Unidos autorización para administrar una tercera dosis de su vacuna, con el propósito de hacerla más efectiva.

Israel ya comenzó a administrar terceras dosis de la vacuna Pfizer-BioNTech a pacientes trasplantados de corazón y a otras personas con problemas inmunológicos.

Las autoridades subrayaron que se precisan más datos, y posiblemente varios meses más, antes de que los reguladores pudieran determinar si se necesitarán las inyecciones de refuerzo.

No obstante, tras el encuentro, que duró aproximadamente una hora, la FDA y el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) publicaron una declaración conjunta en la que precisaron que no se necesitaba ese refuerzo.

Mientras tanto, Pfizer está recopilando información sobre las respuestas de los anticuerpos en aquellos pacientes que reciben una tercera dosis de la vacuna (como se hace en Israel) y espera enviar al menos parte de esos informes a la FDA las próximas semanas para lograr una autorización del uso de una tercera inyección.

La decisión final sobre las vacunas de refuerzo, también dependerá de la información real que se obtenga de pacientes por parte del CDC estadounidense.

Con información de: Forbes México