TODO LO QUE DEBES SABER Y CONOCER SOBRE LAS AFORES

FOTO: PXHERE

*En las Afores, cada uno de los trabajadores tiene una cuenta individual que es personal y única.

Toluca, Estado de México, 12 de julio de 2021.-

Debido a los tiempos difíciles que ha ocasionado la contingencia sanitaria, ha surgido la inquietud sobre la situación de las pensiones en México, sobre el papel de las Administradoras de Fondos para el retiro (Afores), en la cantidad que recibirán los trabajadores una vez que tramiten su pensión.

Por ello, es importante que conozcas los aspectos básicos sobre las Afores; aquí te decimos todo lo que debes conocer sobre los fondos para el retiro.

FOTO: Twitter/@CONSAR_mx

¿CÓMO FUNCIONA UNA AFORE?

Según la Asociación Mexicana de Afores (Amafore), “Las Afores son entidades financieras dedicadas de manera exclusiva y profesional a administrar las cuentas individuales de ahorro para el retiro de los trabajadores las cuales deben contar con la autorización de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y están sujetas a la regulación de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar)”.

Hasta 1997, el sistema de pensiones en México era administrado por el IMSS o el ISSSTE, según el tipo de empleador, privado o público respectivamente, que tuviera cada persona. Sin embargo, con el objetivo de incrementar el rendimiento de los ahorros invertidos por cada trabajador, en julio de ese año, se puso en marcha el Sistema de Capitalización Individual, en el que los trabajadores realizan aportaciones en entidades financieras privadas llamadas Administradoras de Fondos para el Retiro (Afores).

En las Afores, cada uno de los trabajadores tiene una cuenta individual que es personal y única. En dicha cuenta, a lo largo de la vida laboral de cada trabajador se acumulan los recursos (cuotas y aportaciones) que realiza periódicamente el patrón, el gobierno y el propio trabajador.

FOTO: PIXABAY

Dichas aportaciones se calculan con base en el salario base de cotización, hasta un tope máximo de 23 salarios mínimos.

Cada Afore se subdivide en cuatro subcuentas:

1) Retiro, Vejez y Cesantía: La aportación a esta subcuenta es obligatoria y la realizan:

a. El patrón: bimestralmente aporta 2% del salario base de cotización para el retiro y 3.15% del salario base de cotización para cesantía en edad avanzada y vejez.
b. El gobierno federal, cuya aportación ocurre bajo el concepto de Cuota Social, que aporta el 0.225% del salario base de cotización por cesantía, edad avanzada y vejez de manera bimestral y una cantidad equivalente al 5.5% del salario mínimo general.
c. El trabajador, aportará bimestralmente el 1.125% sobre el salario base de cotización
El trabajador podrá acceder a este saldo hasta después de los 65 años, que en México es la edad estipulada por ley para el retiro.

2) Aportaciones voluntarias: Esta subcuenta está constituida por el ahorro voluntario que cada trabajador puede ir haciendo durante su vida laboral.

3) Vivienda: En esta subcuenta únicamente el patrón realiza aportaciones de manera bimestral, equivalentes al 5% del salario base de cotización de cada uno de los trabajadores. Los recursos son destinados al Infonavit a través del Fondo Nacional de la Vivienda, quedando registrados dichos recursos en la Afore, por lo que deben aparecer en estado de cuenta de cada uno de los trabajadores.

Foto: Wikimedia/portal.infonavit.org.mx

El saldo de esta subcuenta puede ser utilizado para solicitar un crédito para la vivienda a través del Infonavit (si dicho trámite nunca se realiza, los recursos que se abonaron a esta subcuenta podrán utilizarse al llegar al retiro y servirán como complemento de la pensión); o para elevar el monto de la pensión una vez que la persona se jubile.

4) Aportaciones adicionales o complementarias: Su objetivo es incrementar el monto de la pensión, estas aportaciones las puede realizar cada trabajador o el patrón en cualquier momento, y se podrá disponer de ellas al momento del retiro.

Todo el dinero generado por estas aportaciones es invertido por las Afores en Sociedades de Inversión Especializadas para el Retiro (Siefores), con el objetivo de generar rendimientos.

Y SI DEJAS DE TRABAJAR

Si por cualquier circunstancia dejaras de trabajar y tienes una Afore, los recursos permanecen en tu cuenta individual, sin que nadie pueda hacer uso de ellos. Además, éstos seguirán obteniendo rendimientos hasta que cumplas la edad de retiro, y en el caso de la subcuenta de aportaciones voluntarias, hasta el momento en el que decidas hacer uso de ellos.

La cuenta personal del trabajador “inactivo”, seguirá gozando de los mismos beneficios que las cuentas de los trabajadores “activos”.

EL AHORRO DE TU AFORE ES HEREDABLE

Cuando el dueño de la cuenta individual fallece se contempla que los recursos de la cuenta individual sean traspasados a las personas que el titular designó como beneficiarios, siempre y cuando se cumplan con las condiciones que establezcan las leyes de seguridad social. Esto aplica tanto para trabajadores que cotizan en el IMSS como en el ISSSTE.

El plazo para dicha reclamación es de 10 años, y en caso de no ejercerse dicho derecho, el dinero junto con los rendimientos pasarán automáticamente al IMSS.

A 24 años de su creación, el Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR) administrado por las AFORES es el principal intermediario financiero después de la banca comercial y continúa fortaleciéndose para atender una gran deuda pendiente con los adultos mayores en materia de justicia social.

Entre los aspectos más relevantes de este aniversario destaca, sin lugar a dudas, la reforma más ambiciosa realizada al sistema de pensiones de contribución definida desde su creación, aprobada el pasado 9 de diciembre de 2020 y que entró en vigor el 1 de enero del año en curso.

Entre las principales modificaciones a la Ley del Seguro Social y la Ley de los Sistemas de Ahorro para el Retiro producto de dicha reforma destaca el incremento gradual de las aportaciones tripartitas alcanzará 15 por ciento del salario base de cotización en el año 2030.

Este incremento de las aportaciones fue posible gracias a que provendrá íntegramente de los patrones, sin ninguna carga adicional sobre los trabajadores, y de la recomposición de la cuota social que aporta el Gobierno Federal. Al ver fortalecido su ahorro, el trabajador podrá aspirar a una mejor pensión, beneficio que recaerá principalmente en los trabajadores del sector privado de menor edad.

Asimismo, el requisito de antigüedad se redujo de 1,250 semanas a 750 semanas, que se incrementará gradualmente cada año en 25 semanas hasta llegar a 1,000 semanas en 2031. Con ello, se reduce de manera importante el número de trabajadores que obtendrían una negativa de pensión por haber empezado a cotizar a una edad relativamente alta (39 o más años) y, además, obtienen una pensión garantizada mayor cuando su monto de ahorro sea insuficiente.

El fortalecimiento de la pensión garantizada y que será en función de la edad del trabajador, su antigüedad y su salario de cotización.

También destaca la baja de las comisiones que cobrarán las AFORE para contribuir a mejorar los saldos de las cuentas individuales y alcanzar mejores pensiones.

Las opciones para conocer en qué AFORE se encuentra registrada tu cuenta son tres:

a) Por teléfono: llama sin costo a SARTEL, al 55 1328-5000
b) Por Internet: en www.e-sar.com.mx, ingresando a la sección Localiza tu AFORE
c) A través de la App AforeMóvil

Con información de: www.gob.mx/consar | www.gob.mx/profeco