¿CÓMO SE ENCUENTRAN LOS DERECHOS DE LA COMUNIDAD LGBTQI+ ACTUALMENTE?

FOTO: PXHRE

Toluca, Estado de México, 28 de junio de 2021.-

El término LGBTIQ+ está formado por las siglas de las palabras lesbiana, gay, bisexual, transgénero, transexual, travesti, intersexual y queer . Al final se suele añadir el símbolo + para incluir todos los colectivos que no están representados en las siglas anteriores.

Son demasiados los países en los que ser lesbiana, gay, bisexual, transgénero o intersexual, supone soportar a diario la discriminación. Entre octubre de 2017 y septiembre de 2018, una oleada de violencia contra la población transexual se cobró la vida de al menos, 369 personas.

             FOTO: FLICKR

Sin embargo, los defensores y defensoras de los derechos LGBTI han superado enormes desafíos, poniendo en grave peligro su propia seguridad personal, para denunciar abusos contra los derechos humanos de la población LGBTI, y obligar a cambiar las leyes que la discriminan.

Los esfuerzos colectivos de las organizaciones activistas de todo el mundo han dado frutos reales. Hoy día, al menos 43 países catalogan los delitos de homofobia como delitos de odio. Y desde mayo de 2019, 27 países han legalizado el matrimonio entre personas del mismo sexo.

En México, los movimientos por los derechos para las personas LGBTQI+ tienen su punto de partida a principios de 1970, con la creación del Frente de Liberación Homosexual (FLH), abanderado por Nancy Cárdenas y José Ramón Enríquez, directora teatral y dramaturgo, respectivamente.

Estos intelectuales, en el año de 1978, marcharon en conjunto con gays y lesbianas bajo el nombre del Frente Homosexual de Acción Revolucionaria (FHAR), marcando la historia del país, de tal manera que existieron grupos de apoyo con los cuales marcharon posteriormente en el Distrito Federal, hoy Ciudad de México, a fin de erradicar la violencia y vivir en un ambiente de respeto y tolerancia.

             FOTO: FLICKR

A nivel internacional dichos movimientos, realizados en la capital de México en la década de los noventa, han sido un parteaguas para que la comunidad LGBTQI+ tenga reconocimiento y sus miembros.

Desde entonces, el Estado mexicano ha logrado cambios significativos en materia constitucional con respecto al reconocimiento de los derechos humanos de la comunidad LGBTQI+. Muestra de ellos se encuentran contenidos en los siguientes artículos:

• Artículo 1o. Menciona que está prohibida la discriminación por género, condiciones de salud, preferencias sexuales, estado civil o cualquier actividad que atente contra la dignidad humana.
• Artículo 3o. Estipula que toda persona tiene derecho a recibir educación laica y ajena a la doctrina religiosa, toda vez que ésta sea brindada por el Estado, la cual debe estar basada en el conocimiento científico y la lucha contra la ignorancia con el objetivo de hacer mejor la convivencia humana.
• Artículo 4o. Establece que toda persona tiene derecho al acceso a la salud pública y protección sanitaria, sin que medien motivos de discriminación, imperando la igualdad jurídica entre hombres y mujeres.

Otro avance ha sido la creación de la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación, del año 2003, la cual fue reformada el año siguiente en su capítulo primero, donde se menciona lo siguiente: “Se entenderá como discriminación, exclusión o restricción, aquello que tenga como resultado restringir el ejercicio de los derechos humanos, por preferencia sexual, estado civil o situación familiar. La discriminación también engloba a la homofobia, la misoginia, así como cualquier tipo de intolerancia”.

En materia de derechos humanos, se ha logrado el matrimonio igualitario entre personas del mismo sexo en diferentes estados de la República, como son: Chiapas, Chihuahua, Ciudad de México (2010); Nuevo León, Puebla y Quintana Roo (2011); Coahuila (2014); Nayarit (2015); Aguascalientes, Baja California, Colima, Hidalgo, Jalisco, Michoacán, Morelos, Campeche (2016); Baja California Sur (2019) Oaxaca (2019) San Luis Potosí (2019) Tlaxcala (2020) Quintana Roo (En 2012 comenzó a aceptarse debido a que el Código Civil no establecía claramente que el matrimonio es la unión entre un hombre y una mujer).

        FOTO: FLICKR

La SCJN ampara el derecho a la vida por medio del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, que considera que no puede negarse o limitarse el derecho a formar una familia entre personas del mismo sexo. Las parejas homosexuales tienen derecho a la procreación, adopción y crianza de niñas o niños, si así lo desean.

Asimismo, la comunidad LGBTQI+ en la Ciudad de México tiene derecho a la salud y a recibir tratamientos antirretrovirales para efecto de combatir el VIH-sida, mientras que los intersexuales y transexuales tienen derecho a la atención y al abastecimiento de tratamientos que permitan que los cuerpos respondan a su identidad de género, a la par que impiden la propagación de infecciones de transmisión sexual.

Finalmente, la lucha por el reconocimiento de los derechos humanos de las personas LGBTQI+ tiene el mismo nivel de importancia que el de las demás personas, sin importar su condición social, económica, de identidad de género, orientación sexual o ideología política.

              FOTO:REDES

Hoy día, tienen derechos políticos, económicos, sociales y culturales, al igual que el resto de la ciudadanía. Para ello, se ha decretado constitucionalmente que las y los servidores públicos deben velar por la protección de los derechos humanos conforme a sus deberes específicos: prevenir, sancionar y reparar; y bajo sus obligaciones generales: respetar, proteger, garantizar y promocionar.

Con información de: revistas.juridicas.unam.mx | amnesty.org