PANDEMIA POR EL COVID-19, UNA DURA PRUEBA PARA LOS ANCIANOS: PAPA FRANCISCO

"Esta dura prueba (pandemia) ha caído sobre la vida de cada persona, pero que nos ha reservado un tratamiento especial, más duro, a los ancianos", lamentó el Papa

(Foto: Vaticannews.va)
Ciudad del Vaticano; 22 de junio de 2021.-

La vocación de la tercera edad es “custodiar las raíces, transmitir la fe a los jóvenes y cuidar a los pequeños”, así lo señaló el Papa Francisco durante su mensaje para la primera Jornada Mundial de los Abuelos y de las Personas Mayores, que se celebra el 25 de julio.

Esto te lo dice a ti, me lo dice a mí, a todos. Este es el sentido de esta Jornada que he querido celebrar por primera vez precisamente este año, después de un largo aislamiento y una reanudación todavía lenta de la vida social. ¡Que cada abuelo, cada anciano, cada abuela, cada persona mayor – sobre todo los que están más solos— reciba la visita de un ángel!”, señaló

(Foto: Vaticannews.va)

Frente a la pandemia por la enfermedad COVID-19 (provocada por el coronavirus SARS-CoV-2), el Pontífice la reconoció como una dura prueba que ha afectado más a los ancianos, por lo que les recordó que la Iglesia está con ellos; “Esta dura prueba (pandemia) ha caído sobre la vida de cada persona, pero que nos ha reservado un tratamiento especial, más duro, a los ancianos. Muchos han caído enfermos y ya no están aquí”, lamentó.

Finalmente, Mario Bergoglio afirmó que “se necesitan ángeles para devolver los ‘abrazos y las visitas’ a los ancianos. (…) En algunos lugares todavía no es posible: En la oración escrita para esta primera Jornada Mundial, el Santo Padre invita a agradecer al Señor el consuelo de su presencia, incluso en la soledad”, apuntó.

*Con información de: Vaticannews.va