LA NUEVA PATERNIDAD Y LOS HOMBRES QUE BUSCAN ROMPER CON ESQUEMAS TRADICIONALISTAS

Foto: Gabriel Pompeo en Pexels

Toluca, Estado de México, 17 de junio de 2021.-

Así como las mujeres se encuentran rompiendo paradigmas y esquemas tradicionalistas, los hombres también han comenzado a ganar terreno en áreas en las que antes no estaban presentes, o veían limitada su interacción y la libertar de expresar su sentir, por lo que ahora también se encuentran definiendo su rol dentro de la paternidad, la forma en la que la ejercen y cómo se desarrollan en la estructura familiar.

En general, de los hombres se espera que cumplan su paternidad con varios estereotipos asociados a la idea tradicionalista de masculinidad: Un hombre debe ser fuerte, independiente, maestro del autocontrol y nunca llora, es inteligente, no expresa emociones, es viril, proveedor de familia, tiene iniciativa sexual, es autoritario, deportista y basa el sexo en el rendimiento.

          Foto: Helena Lopes en Pexels

Por otra parte, y con la incorporación activa de las mujeres a un mejor mercado laboral, también se ha visto modificada la estructura familiar y el paradigma del proveedor, dejando de lado las relaciones de poder y dependencia económica, que muchas veces limitaban las relaciones afectivas verdaderas.

Con ello, los nuevos padres se sienten comprometidos y buscan están implicados activamente con la crianza de sus hijos; participan en las decisiones cotidianas y son emocionalmente demostrativos y abiertos; cortando con cello una cultura de generaciones, en las que esto se dejaba exclusivamente en manos de las mujeres, donde la excepción era un padre afectuoso y dedicado.

          Foto: Gustavo Fring en Pexels

A diferencia de la forma en la que se ejercía años atrás, la nueva paternidad sugiere que la figura del padre deje atrás las prácticas autoritarias, mismas que producían malestares en los miembros de la familia, para dar paso a relaciones afectivas y más sanas con todos los integrantes de la familia. Además, propone un modelo cercano, abierto, afectivo y empático frente a las necesidades no sólo físicas, sino también psíquicas y emocionales, tanto de sus hijos como de su pareja.

          Foto: Lisa en Pexels

Los padres modernos comprenden la importancia de gozar la experiencia de ver crecer a sus hijos y acompañarlos de cerca en el proceso, con ello, se encuentran emocionalmente involucrados con sus necesidades y cuidados, desde cambiar sus pañales, alimentarlos hasta mantener limpio el hogar, no porque “deban ayudar” a su pareja, sino porque todo esto también es parte de una crianza plena y un desarrollo saludable de los menores.

         Foto: Elly Fairytale en Pexels

*Con información de: Infobae.com | Montesinos, Rafael “La nueva paternidad” en Redalyc.org