ESTUDIO APUNTA QUE EL COVID-19 PODRÍA INFILTRARSE EN NUESTRO GENOMA

El SARS-CoV-2 podría ser capaz de insertar fragmentos de su material genético dentro de nuestro genoma advierte un estudio llevado a cabo por investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts 

(Foto: Pixabay.com)
Massachusetts, Estados Unidos; 13 de mayo de 2021.-

El coronavirus SARS-CoV-2, que provoca la enfermedad COVID-19, podría ser capaz de insertar fragmentos de su material genético dentro de nuestro genoma advierte un estudio llevado a cabo por investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts  y publicado recientemente en la revista PNAS.

Aunque el virus está desprovisto de las herramientas biológicas para la transcripción genética —que implica copiar la secuencia de ADN de un gen y formar una molécula ARN—, los autores del trabajo se propusieron averiguar si el patógeno puede realizar este proceso con ayuda de nuestras propias células y generar una suerte de ‘quimeras’, mitad humanas y mitad virales.

El SARS-CoV-2 no es un retrovirus, lo cual significa que no necesita de la transcripción inversa para su replicación”, comentó Liguo Zhang, uno de los autores de la publicación. (…) Sin embargo, se han detectado secuencias de virus ARN no retrovirales en los genomas de muchas especies de vertebrados, incluyendo a los humanos”, detalla el estudio.

En una serie de experimentos, los investigadores encontraron evidencia a favor de que de la presencia de partículas del coronavirus actuaba como suficiente estímulo para que las células produzcan determinadas encimas encargadas de la transcripción inversa.

Para despejar estas dudas, los autores del estudio buscaron evidencia de secuencias virales dentro del genoma humano con ayuda de tres técnicas diferentes de secuenciación de ADN. Y en cada oportunidad hallaron fragmentos de material genético del SARS-CoV-2 insertados en las células infectadas.

Los investigadores observaron que estas secuencias presentaban huellas genéticas de transposones —o genes saltarines—, un tipo de secuencia de ADN capaz de desprenderse de una región del genoma y reinsertarse en otra. Los científicos sospechan que una clase particular de estas secuencias, conocida como retrotransposones LINE1 y que compone el 17 por ciento del genoma humano, podría facilitarle al coronavirus el acceso a nuestro ADN.

Si bien los fragmentos genéticos del SARS-CoV-2 no pueden provocar la aparición de nuevas partículas del virus, capaces de infectar a otras células, tampoco queda claro si pueden jugar algún otro papel biológico dentro del organismo. Según los autores esto podría ser una pista a la hora de explicar por qué algunas personas continúan dando positivo mucho tiempo después de recuperarse del COVID-19.

*Con información de: Actualidad.rt.com