COSAS DE NIÑOS

 

Toluca, Estado de México, 30 de abril de 2021.-

¡La “dimensión mágica” de la cultura en México no escapa de las efemérides del mes!  Soy Laura Ramírez, y abril, el “mes de la infancia”, me permitirá contarles una tradición de esta etapa inocente. ¡Acompáñenme!

En los pueblos del suroriente del Estado de México, la sabiduría ancestral de las abuelas se comparte sin recelo cuando se trata de experiencias, usos y costumbres. Pero echemos un vistazo a la crianza del segundo hijo, en el momento preciso en que engendra celos en el primogénito.

El consejo es muy claro, asumir la responsabilidad en el cuidado del hijo en brazos, sin abandonar al “chipil”.

¿Berrietas? ¿Humor cambiante? Si el hijo mayor presenta un comportamiento extrañamente demandante y es muy difícil de satisfacer, está “chipil”. Entonces, se vuelve necesaria la sabiduría ancestral.

Es clásico dar un baño al hijo mayor, con agua de la ducha del bebé. Y para mejorar la eficacia del “tratamiento”, se deberá tomar prestado el fajero del recién nacido, y lograr que el “chipiludo” juegue con este accesorio del pañal de tela:

— ¡Que juegue al tiro de honda, con el fajero! ¡Que lance una canica! — sugerirán las personas mayores con el amor que, en un futuro, la hoy afectada deberá replicar desde su experiencia de vida.