VARIANTE BRASILEÑA DE COVID-19 PODRÍA EVADIR INMUNIDAD PREVIA

En Brasil se detectaron dos variantes del SARS-Cov-2, la P.1 de Manaos y la P.2 de Río de Janeiro.

Foto: Xataka.com

Dinamarca, 28 de abril 2021.-

Un estudio que usa como modelo la situación de la ciudad de Manaos durante la segunda ola del COVID-19 a finales del año pasado, informó que la variante brasileña del coronavirus (conocida como P.1) podría ser entre 1.7 y 2.4 veces más transmisible y es capaz de evadir la inmunidad obtenida por la infección con otras cepas.

Los investigadores que publican sus conclusiones en Science advierten que hay que ser “cautos a la hora de deducir estos resultados para que sean aplicables en cualquier otro lugar” más allá de la ciudad brasileña de Manaos.

Foto: Redacción Medica

El estudio encabezada por la Universidad de Copenhague detalló que es probable que la variante P.1 sea además “capaz de evadir entre el 10 y el 46% de la inmunidad obtenida por la infección con coronavirus no P.1.”

En Brasil se detectaron dos variantes del SARS-Cov-2, la P.1 de Manaos y la P.2 de Río de Janeiro, aunque la que más preocupa es la primera, surgida a finales de 2020 en la capital del estado de Amazonas.

Durante la investigación el equipo estudió la evolución de la pandemia de Covid-19 en Manaos, que se vio tan afectada por la primera oleada, “que se pensaba que era uno de los pocos lugares del mundo que había alcanzado la inmunidad de grupo”, pero hubo una segunda ola en noviembre y diciembre de ese año.

Foto: @koebenhavns_uni

Según el autor principal de la investigación Samir Bhatt, detallo que la variante P.1 con un modelo epidemiológico, el cual indica que “es probable” que esta sea más transmisible que las anteriores cepas de coronavirus y que pueda eludir la inmunidad adquirida por la infección con otras cepas”.

Para caracterizar esta variante y sus propiedades, usaron diversas series de datos, incluyendo 184 muestras de secuenciación genética, y vieron que había adquirido 17 mutaciones, entre ellas la K417T, E484K y N501Y, en la proteína spike, que es la que usa el virus para entrar en las células.

Foto: Enfoque noticias

El análisis muestra que P.1 surgió en Manaos alrededor de noviembre de 2020 y pasó de no ser detectable en las muestras genéticas que manejó el equipo, a representar el 87% de las positivas en solo siete semanas.

Aunque el grupo destacó que hay que ser cautos al intentar deducir esos resultados, sí señalaron “que es necesaria una mayor vigilancia de las infecciones y de las diferentes cepas del virus en muchos países para tener la pandemia totalmente bajo control”.

Con información: EFE