EL NACIMIENTO DEL MAMBO

Espectáculo Yo soy el Rey del Mambo (Foto: Secretaría de Cultura CDMX)

Toluca, Estado de México; 15 de abril de 2021.-

El mambo es un género musical y de danza que se desarrolló originalmente en Cuba. Nació de la mezcla tradicional cubana (surgida de influencias africanas) con ritmos típicos americanos (como el swing y el big band). Buena parte de la Salsa actual, tiene sus cimientos en lo que creó el Mambo durante su época dorada (años 50 y 60); de igual forma, este fue el paso anterior al Chachachá.

A finales de los años 1930, los cimientos del mambo fueron establecidos por los hermanos Orestes “Macho” e Israel “Cachao” López, cuando formaban parte de la orquesta “Arcaño y sus Maravillas”, con la canción conocida como “Danzón de Nuevo Ritmo”. Fue Antonio Arcaño (alias Monarca del danzón) el primero en denominar a una sección del Danzón cubano como “Mambo”, en este se aceleraba el danzón y se introducía una sincopa en la percusión, con el 4×4 típico de la música norteamericana, haciéndolos encajar con los ritmos afrocubanos.

A finales de los años 30, José Urfé incluyó un Montuno (típica sección conclusiva improvisada del Son cubano) al final de El Bombín de Barreto. Esta era una sección pegadiza que consistía en la repetición de una frase, donde se introducían ciertos elementos del Son dentro del Danzón. Durante esta época, algunos miembros del grupo del flautista Arcaño ya decían “vamos a mambear”, cuando se referían al Montuno o improvisación final dentro del Danzón. Mientras que cuando Arcaño quería dar paso a que los distintos miembros de su banda arrancasen sus solos, les decía: ¡mil veces mambo!

Arcaño y sus Maravillas, 1940 (Foto: Neodop)

Sin embargo, no fue hasta 1938 que los hermanos crearon el primer Danzón llamado “Mambo”, una pieza que combinaba algunos motivos sincopados, tomados del estilo del Son, con improvisaciones de la flauta. El cual transformó el estilo del danzón, mediante la introducción y popularidad de otro género al Son cubano. Juntos, Orestes e Israel, compusieron más de 3 mil canciones, logrando ser muy influyentes en la música cubana desde los años 1930 a la década de 1950.

A lo largo de la década de los años cincuenta, el Mambo fue popularizado por Dámaso Pérez Prado, José Curbelo y Benny Moré, convirtiéndose en el primer baile de salón en que las parejas se soltaban y la dinámica de sus pasos tuvo un impacto importante en los salones de baile de Estados Unidos y México. Muchos de esos pasos se deben, en gran medida, al coreógrafo cubano Roderico “Rodney” Neyra, famoso por sus espectáculos en Tropicana, en La Habana. Con el tiempo, derivó en tres tipos: el mambo sencillo, el mambo doble y el mambo triple (este último fue del que derivó el Chachachá).

*Con información de: Asisebaila.com |Losbailesdesalon.com | Relatossalseros.com

Cachao en Los Angeles Conga Room (Foto: Migdiachinea)