ENFERMEDADES DE TRANSMISIÓN SEXUAL, ¿CÓMO SE CUIDAN LOS MEXICANOS?

Foto: Gobierno de México

El uso del condón entre adolescentes es mayor que entre los adultos, y entre géneros, su uso es menor entre las mujeres.

Toluca, Estado de México; 24 de marzo de 2021.-
De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), hay más de 30 bacterias, virus y parásitos diferentes que se transmiten por contacto sexual y que provocan las Infecciones de Transmisión Sexual (ITS). Las ITS pueden tener importantes consecuencias para la salud, incluidos síntomas en los genitales, complicaciones durante el embarazo, infertilidad, aumento en la probabilidad de transmisión del VIH y efectos psicosociales.

Según la OMS, son cuatro ITS que se pueden curar, a saber: la sífilis, la gonorrea, la clamidiosis y la tricomoniasis. Y hay otras cuatro —virus de la hepatitis B, virus del herpes simple (VHS o herpes), VIH y virus del papiloma humano (VPH) — que son infecciones víricas incurables, aunque existen tratamientos capaces de atenuar o modificar los síntomas o la enfermedad.

Las ITS se propagan predominantemente por contacto sexual, incluidos el sexo vaginal, anal y oral. Algunas se pueden transmitir también por otras vías, como la sangre y los hemoderivados. Muchas de estas infecciones, en particular, la sífilis, la hepatitis B, el VIH, la clamidiosis, la gonorrea, el herpes y el VPH, pueden transmitirse también de madre a hijo durante el embarazo o el parto.

Los síntomas más habituales de las ITS son: flujo vaginal, secreción o ardor uretral en los hombres, úlceras genitales y dolor abdominal. Cabe destacar que se puede estar infectado y no presentar síntomas.
Sin embargo, todas estas enfermedades de transmisión sexual son prevenibles y para ello no es necesario que las personas anulen o disminuyan sus libertades sexuales; es cuestión de información y de acceso a métodos de prevención. El método más difundido entre la población a nivel mundial sigue siendo el uso del preservativo o condón.

En México, el uso del condón entre adolescentes es mayor que entre los adultos, y entre géneros, su uso es menor entre las mujeres. Así lo señaló Alethse de la Torre Rosas, directora general del Centro Nacional para la Prevención y el Control del VIH y el Sida (Censida). De acuerdo con datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición, el uso del condón en la primera relación sexual entre adolescentes, de 12 a 19 años, es del 83 por ciento en hombres y del 69 por ciento en mujeres. “Cuando hablamos ya de los adultos, este porcentaje va disminuyendo de una manera significativa para aquellos entre el grupo de edad de 20 y 49 años, en hombres baja 55 por ciento y en mujeres 41 por ciento, significa que dejamos de usar estos métodos que ya vimos que nos ayudan a prevenir embarazos no deseados e infecciones de transmisión sexual conforme avanzamos en edad”, señaló de la Torre Rosas.

 

                 Foto: Pixabay

La directora del Censida explica que el uso del condón baja aún más en mujeres después de los 40 años, porque se asocia más a un método anticonceptivo que como un método para evitar el contagio de ETS.
“Si bien adolescentes lo están utilizando, la mitad desconoce que se pueden utilizar para prevención de embarazos y de infecciones de transmisión sexual. Entonces, a lo mejor las personas están quedando con la idea de están con una pareja estable, con algún tipo de anticonceptivo oral o de otro tipo, ‘pienso que con eso estoy previniendo los embarazos’, pero nos olvidamos de las infecciones de transmisión sexual”, indicó la funcionaria.

Así, resulta importante recalcar que el llamado a usar condón no solo es a adolescentes, sino también a adultos: esta información debe de ser transmitida a todas las personas sexualmente activas, desde adolescentes hasta adultos mayores.

Por su parte, Karla Berdichevsky Feldman, directora general del Centro Nacional de Equidad de Género y Salud Reproductiva, dijo que en México existe una gama de métodos anticonceptivos disponibles, en los servicios de salud que, además, son gratuitos.
“México es uno de los países de Latinoamérica que ofrece más métodos anticonceptivos gratuitos a la población, esto realmente es un privilegio, tenemos una diversidad de métodos que se adaptan a las preferencias de las diferentes edades poblacionales”, explicó.
Dentro de la gama de 15 métodos, el condón es el único que cumple dos funciones: tanto para prevenir embarazos no planeados como para prevenir infecciones de transmisión sexual.

“Es un tema de empoderamiento y de autogestión en la salud, entonces, conforme más podemos abrir esta conversación, conforme más podemos normalizar que no debe ser un tema de tabú, que los anticonceptivos están disponibles de forma gratuita, que una chica adolescente puede llegar a los servicios de salud y con apertura se le van a otorgar los métodos de forma gratuita, confidencial, no tiene que venir acompañada de un adulto, entonces vamos a ir cerrando estas brechas poco a poco”, refirió.

Las Infecciones de Transmisión Sexual no son un problema menor, aún en tiempos donde una pandemia mundial parece ser el tema central de las autoridades de salud. Y las personas deben tener conciencia de ello para cuidarse a sí mismas.

                                   Foto: Pixabay

En datos de la OMS:
Cada día, más de un millón de personas contraen una ITS.
Se estima que, anualmente, unos 376 millones de personas contraen alguna de estas cuatro ITS: clamidiosis, gonorrea, sífilis o tricomoniasis.
Se estima que más de 500 millones de personas son portadoras del virus que provoca la infección genital por virus del herpes simple.
Más de 290 millones de mujeres están infectadas por virus del papiloma humano (VPH).
En la mayoría de los casos, las ITS son asintomáticas o se acompañan de síntomas leves que no siempre permiten diagnosticar la enfermedad.
Algunas ITS, como el herpes genital (VHS de tipo 2) y la sífilis, pueden aumentar el riesgo de infectarse por el VIH.
Si una mujer embarazada contrae sífilis, hay probabilidad de que el feto o el recién nacido muera.
En algunos casos, las ITS tienen consecuencias graves para la salud reproductiva más allá del impacto inmediato de la propia infección (por ejemplo, infertilidad o transmisión maternoinfantil).
De acuerdo con la OMS, Cuando se usan de forma correcta y sistemática, los preservativos son uno de los métodos más eficaces de protección contra las ITS, incluida la infección por el VIH.

Con información de OMS y Milenio.

                        Foto: Pixabay