¿CÓMO REDUCIR EL SOBREPESO Y LA OBESIDAD A NIVEL PERSONAL Y MUNDIAL?

Foto Cuartoscuro

La responsabilidad individual solo puede tener efecto si las personas tienen acceso a un modo de vida sano: OMS.

Toluca, Estado de México; 16 de marzo de 2021.-
El planeta, y específicamente México, viven un serio problema de sobrepeso y obesidad, circunstancia que ha facilitado al Covid-19 cobrar miles de vidas debido a las condiciones de salud de los pacientes.

El sobrepeso y la obesidad pueden prevenirse. Para ello, son fundamentales unos entornos y comunidades favorables que permitan influir en las elecciones alimenticias de las personas, de modo que la opción más sencilla, es decir, la más accesible y disponible, sea también la más saludable en materia de alimentos y actividad física periódica.

                   Foto AFP

A nivel personal cada individuo puede optar por:
• Limitar la ingesta energética procedente de la cantidad de grasa total y de azúcares.
• Aumentar el consumo de frutas y verduras, así como de legumbres, cereales integrales y frutos secos.
• Realizar una actividad física periódica (60 minutos diarios para los jóvenes y 150 minutos semanales para los adultos).

Sin embargo, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, la responsabilidad individual solo puede tener efecto si las personas tienen acceso a un modo de vida sano.

Así, a nivel social, es importante ayudar a las personas a seguir las recomendaciones mencionadas, mediante la ejecución sostenida de políticas demográficas y basadas en pruebas científicas que permitan que la actividad física periódica y las opciones alimentarias más saludables estén disponibles y sean accesibles para todos, en particular para las personas en situación de pobreza.

                       Foto Reuters

Ante ello, la OMS recomienda que la industria alimentaria puede desempeñar un papel importante en la promoción de dietas sanas del siguiente modo:

• Reduciendo el contenido de grasa, azúcar y sal de los alimentos procesados.
• Asegurando que las opciones saludables y nutritivas estén disponibles y sean asequibles para todos los consumidores.
• Limitando la comercialización de alimentos ricos en azúcar, sal y grasas, sobre todo los alimentos destinados a los niños y los adolescentes.
• Garantizando la disponibilidad de opciones alimentarias saludables y apoyando la práctica de actividades físicas periódicas en el lugar de trabajo.

En la “Estrategia Mundial OMS sobre Régimen Alimentario, Actividad Física y Salud”, adoptada por la Asamblea Mundial de la Salud en 2004, el organismo internacional describe las medidas necesarias para respaldar las dietas sanas y la actividad física periódica. Se trata de un exhorto para adoptar medidas a nivel mundial, regional y local para mejorar las dietas y los hábitos de actividad física en la población.

Asimismo, la OMS creó el plan de acción mundial para la prevención y el control de las enfermedades no transmisibles 2013-2020 que contribuirá a realizar avances en nueve metas mundiales relativas a las enfermedades no transmisibles que deben alcanzarse antes de 2025, incluidas una reducción relativa del 25 por ciento en la mortalidad prematura a causa de dichas enfermedades y una detención del aumento de la obesidad mundial para coincidir con las tasas de 2010.

Con información de la OMS.