LAS BACTERIAS RESISTENTES A LOS ANTIBIÓTICOS PODRÍAN SER LA SIGUIENTE PANDEMIA

Ciudad de México, 12 de marzo de 2021.- Aunque actualmente la pandemia de COVID-19 es la situación que más preocupa a las autoridades de todos os países, hay otros peligros y amenazas relacionados con la salud que hay que tener presentes.

Entre estas amenazas están las bacterias, que son células procariontes que pueden actuar como agentes infecciosos que causan enfermedades transmisibles como el botulismo o el el cólera, entre otras, y que han convivido con la humanidad a lo largo de los siglos.

Estas enfermedades han sido combatidas con antibióticos, logrando mantenerlas bajo control, eliminándolas o impidiendo su crecimiento.

A pesar de que actualmente existe una amplia gama de antibióticos conocidos, las bacterias son capaces de adaptarse a condiciones adversas de existencia en el planeta, como altas o bajas temperaturas en donde otras formas de vida como animales o plantas no pueden sobrevivir, lo que les estaría permitiendo adaptarse a la presencia de antibióticos.

El Dr. Andrés Marcoleta, integrante del Grupo de Microbiología Integrativa y del Laboratorio de Biología Estructural y Molecular de la Facultad de Ciencias, recordó que durante los últimos años se han producido muchos antibióticos, no sólo para la medicina sino también para la ganadería o la acuicultura, entonces se vierten muchos al ambiente y en algún momento llegan a donde están habitando las bacterias naturalmente, lo que de alguna manera las obliga a hacerse resistentes o a perecer.

Estas bacterias sobrevivientes pueden traspasarle la información genética que contiene esta capacidad de resistencia a otras bacterias, difundiendo esta habilidad a organismos capaces de producir enfermedades.

“Por un lado se tienen que producir nuevos antibióticos que sean efectivos, pero esa es una solución temporal ya que en no más de 5 o 10 años aparecen bacterias resistentes, por lo que también se tiene que entender cómo las bacterias se hacen resistentes, investigando esa información genética, y desarrollar vacunas que permitan adelantarse y prevenir las infecciones”.

El profesor Marcoleta destacó el trabajo que realizan junto a las Dras. Rosalba Lagos y Macarena Varas, también del Departamento de Biología, en el proyecto “Búsqueda y caracterización de compuestos antimicrobianos y determinantes de resistencia a antibióticos presentes en bacterias del suelo antártico”, el cual es financiado por el Instituto Antártico Chileno, en el que evalúan la presencia de bacterias resistentes a los antibióticos en el continente blanco.

Reveló que ya se encuentran en la etapa final del proyecto, y destacó lo impresionante que es conocer la cantidad de bacterias resistentes a los medicamentos.

Finalmente, el académico alertó sobre los riesgos asociados a la automedicación y la presencia de estos productos médicos en el comercio informal.

“Hay un comercio descontrolado, con muchos productos vendiéndose en ferias libres lo que produce un problema muy serio, porque hablamos de toneladas de antibióticos incluyendo algunos que deberían reservarse para casos complicados. Este mal uso de medicamentos nos jugará en contra y hará que aumente el riesgo”, finalizó.

*Agencia iD