UN ICEBERG DEL TAMAÑO DE LONDRES SE DESPRENDE DE LA ANTÁRTIDA

La madrugada del viernes el bloque de hielo, de casi mil 270 kilómetros cuadrados, se separó del resto del casquete.

Iceberg de la Antártida Foto: Captura de pantalla

Ciudad de México, 27 de febrero de 2021.- Un iceberg del tamaño del área metropolitana de Londres se desprendió de la Antártida, cerca de una estación científica británica.

Desde hace tiempo se temía que esto ocurriera, anunciaron el viernes los científicos.

La madrugada del viernes el bloque de hielo, de casi mil 270 kilómetros cuadrados, se separó del resto del casquete, según los datos recogidos por los instrumentos británicos instalados cerca de la estación.

Según un comunicado del British Antarctic Survey (BAS), organización de investigación polar que opera la instalación, no representa una amenaza para vidas humanas ya que las 12 personas que trabajaban en la estación Halley VI, situada a menos de 20 km de la zona de ruptura, fueron evacuadas en avión a mediados de febrero.

Nuestros equipos llevan años preparándose para que un iceberg se desprenda de la plataforma de hielo de Brunt”, explicó Jane Francis, directora del BAS. Los equipos controlan “diariamente” el progreso de las fallas mediante “una red automatizada de instrumentos GPS de alta precisión alrededor de la estación”, explicó.

Estos datos, que se enviaron a la Universidad de Cambridge para su análisis, permitieron dar la alerta el viernes sin que nadie estuviera en el lugar.

Mediante un video, la organización dio a conocer que el tamaño y la magnitud del iceberg que se desprendió es parecido al del condado de Bedfordshire, en la plataforma de hielo Brunt de 150 metros de espesor, casi una década después de que los científicos del BAS detectaran por primera vez el crecimiento de vastas grietas en el hielo.

El enorme bloque de hielo mediría aproximadamente lo que mide la zona metropolitana de Londres, de acuerdo con expertos, si bien es un iceberg grande, no mide lo que el A68a, considerado el iceberg más grande del mundo cuyo tamaño equivale a cuatro veces la ciudad de Londres y se separó de la Antártida en 2017.

Jane Francis, directora del BAS. explicó que no representa al momento una amenaza para vidas humanas, pero que sus equipos controlan “diariamente” el progreso de las fallas mediante “una red automatizada de instrumentos GPS de alta precisión alrededor de la estación”.

Ya en 2017, el BAS había decidido reducir la presencia humana en esta estación construida en 2012 y desplazarla unos kilómetros, temiendo que acabara en un iceberg a la deriva debido al deshielo causado por el cambio climático.

Fue una “sabia decisión”, afirmó Simon Garrod, director de operaciones de BAS. “Nuestro trabajo ahora es vigilar de cerca la situación y evaluar cualquier impacto potencial de este desprendimiento en la plataforma de hielo restante”, añadió.

Varios escenarios son posibles en los próximos meses: “o el iceberg se aleja o encalla y se queda cerca de la plataforma de hielo de Brunt”, explicó Francis.

Con información de: Uno Tv